TWITTER

lunes, 29 de diciembre de 2014

Felicidades



No soy muy proclive a felicitar la Navidad, que parece haber pasado ya, y sí el año que entra, que según nuestro presidente será la hostia, pero con un cierto retraso me sumo al sentir general y les dejo, como si fuese mía, la felicitación del fiscal más famoso de España y su encantadora señora. Con la Ley del Jurado se pretendía acercar la justicia al pueblo, y ahora, veinte años después de la recuperación de tan noble institución, tenemos derecho, como al juez predeterminado por la ley, a fiscales que entren en nuestros hogares por estas fechas entrañables como el más gracioso de los cuñados. Lo dicho, felicidades. A todos/as.

martes, 23 de diciembre de 2014

Hacienda somos todos...



...menos Ansón, o Anson, de la Real Academia Española. Conocida es la trayectoria de ilustre paje de Ansón, o Anson, desde los tiempos de Don Juan, cuando ambos enredaban en Estoril contra el régimen de Franco, con escasa suerte, por cierto, y menos peligro, pues el dictador no tenía a bien mandarles al supercomisario Conesa a meterlos en cintura. Aquella época dejó en nuestro académico una defensa a ultranza de la monarquía, lo que a estas alturas no es bueno ni malo, sino simplemente grotesco por lo que tiene de anacrónico.

Es lícito, y hasta sano, discutir las resoluciones judiciales, mucho más en un asunto donde pugnan dos doctrinas contradictorias entre sí, pero es obsceno que Anson, o Ansón, critique la decisión de sentar en el banquillo a la Infanta con el argumento de que el juez Castro, a punto de jubilarse, aspira al estrellato para de esa guisa montar posteriormente un bufete de renombre. Como bien dice el amigo Fuga, aquí todos los elogios se los lleva el abogado Roca, padre de la Constitución, que lo mismo defiende a Cristina que trabaja para la independencia de Catatònia. Pero esa es la decadencia de España. Esa y otras, como tener un legislador perezoso que deja cuestiones delicadas a la exégesis judicial y una Academia de la Lengua que cede un sillón a este paje.  

lunes, 22 de diciembre de 2014

Adiós



Veo la despedida que tributó el Congreso a Don Alfonso Guerra y me acuerdo de Torrente: ¿nos hacemos unas pajillas? Pero sin mariconadas, eh. 

sábado, 20 de diciembre de 2014

Un día de furia



Un tipo empotra su coche en la sede del PP. El autor afirma que no sólo iba contra el PP, sino contra todos los partidos. Los populares como sinécdoque.

viernes, 19 de diciembre de 2014

Una despedida anunciada



El cinéfilo Dulce Torres, un hombre solo ante sus peligros, ha decidido dar el portazo sin esperar a que el año, no ya la legislatura, toque a su fin. Perdido ya el glamour del franquismo a la hora de cesar, con el motorista que llevaba la carta del Caudillo con la mala noticia, hay que esperar a que el cesado haga la comedia de anunciar su dimisión por motivos personales, que es una forma más o menos elegante de pagar el favor del nombramiento hecho en su día. Se va un tipo que es partidario de que los fiscales instruyan las causas penales, cuestión siempre discutida por los expertos, pero en realidad estamos ante un firme partidario de esa figura de la mediación que también se acabará imponiendo en ese ámbito del Derecho. ¿Qué hacia Torres ante la pasividad de los fiscales catalanes frente al órdago separatista? Los llamaba a consultas en la capital, tomaban café y hablaban de sus cosas, como en aquellas tertulias del cine forum de Garci en las que todos hablaban a su tiempo y sin alzar la voz. Se va el fiscal general y entrega su placa en un lugar donde, entre la melancolía y la indolencia, ya no hay ley que aplicar ni espíritu para ello. 


jueves, 18 de diciembre de 2014

Al loro



¿Quién puede llamar a la puerta de su casa a las seis de la mañana? ¿El lechero? Quia: el gomierdo sigue adelante con su proyecto de reforma de la ley procesal penal para que la policía pueda intervenir comunicaciones sin autorización judicial. Eso sí, se argumenta que los buenos ciudadanos pueden dormir tranquilos sin tener que preocuparse, una vez analizada su intimidad, de si llama el lechero o un grupo de Geos jurando que son Testigos de Jehová, pues sólo se hará en casos gravísimos, extraordinarios, circunstanciales. ¿Y qué casos serán esos? Pues no se dice, que desvelado el misterio la cosa no tiene gracia. Entre esto y el saqueo de Montoro, poco espacio queda ya para Pablemos y su neocomunismo.   

Uno, que no tiene WhatsApp ni falta que le hace, es partidario de los métodos tradicionales, un poco más respetuosos con las garantías constitucionales, aunque poco vistosos desde la óptica de la buena praxis policial. Véase al efecto la operación desatada para detener al presunto autor de la muerte del hincha gallego del Deportivo. Si los sospechosos iban encapuchados y eso complica las cosas, no hay problema: se detiene a decenas y decenas de hinchas del Atleti, que alguno será. Incluso es factible que se haya detenido a alguno del Madrid, primo segundo de uno del Atleti que paseaba al perro en las inmediaciones del río el día de autos. Tras pasar tres días en comisaría, sometidos a presión psicológica como el pequeño Nicolás, es lógico que alguno cante a cambio de que le traigan un bocadillo de calamares. Ni Torrente.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Los excesos



No ha empezado la Navidad y ya se desatan los excesos: un tipo se monta en un burrito navideño y el animal muere a las pocas horas. El équido, llamado Platero, formaba parte de un portal de Belén y no soportó los 150 kilos de un gracioso que, además, no tuvo reparo-la obscenidad de las redes sociales-en hacerse fotografías para repartirlas entre los amigos. Lógicamente, asociaciones animalistas han puesto el grito en el cielo y piden que el peso de la ley caiga sobre el gracioso. Nada que objetar, que le den una buena mano de hostias a ese estúpido, si bien conviene plantear un escenario alternativo y nada extravagante: si la policía hubiese impedido la tropelía, alguien, quizá perteneciente a una asociación en defensa de los animales entre otras formas de altruismo, hubiese acusado a los agentes de marginar a las personas obesas. Conflicto de bienes jurídicos protegidos, o la dictadura de las minorías y la discriminación positiva. Todo un exceso, como la Navidad. Que pase pronto.

martes, 16 de diciembre de 2014

Del afán de notoriedad



Algunas veces suena la flauta, y un ropón demuestra sentido común y buen conocimiento de la ley. Por aquello tan español de a moro muerto, gran lanzada, y con su demagogia habitual a cuestas, las gentes de UPyD pretendían encarcelar a Rodrigo Rato de manera provisional y sin fianza, que es artimaña habitual en nuestra legislación procesal para ir anticipando el cumplimiento de la pena, tal vez para demostrar al pueblo, del que emana la justicia, que esta puede ser rápida, demasiado en algunas ocasiones. Pero su señoría Andreu mandó a esparragar al partido magenta con un tirón de orejas: hagan política, si pueden y saben, en el parlamento, dejen los tribunales para otros menesteres y renuncien al afán de notoriedad.

Por desgracia, anda en entredicho la acción popular para la persecución del delito, y actuaciones de este tipo dan alas a todos aquellos que quieren liquidarla, empezando por un gobierno que grava el acceso a la justicia como si fuese esta una autopista. Sería aconsejable, de lege ferenda, que actuaciones como las de estos salvapatrias, regeneradores y terceristas tuviesen una reprimenda en forma de multa. Aunque sólo sea por recaudar.

lunes, 15 de diciembre de 2014

En la granja de mi tío



En un evento bautizado como la Declaración de La Granja, o algo así, Rajoy juntaba a los suyos para decirles que la prosperidad económica de la que goza España se debe a la Constitución del 78, lo que a sensu contrario puede significar que sin ella hoy estaríamos como la Albania de Enver Hoxha, comiéndonos los mocos y pidiendo limosna por las esquinas. Hay en esos saraos sabatinos del PP un aire borderline francamente insoportable, estúpido por lo que tiene de ayuno intelectual y tedioso por sus dosis de monserga. Pero si uno mira a los tipos que arropan al guía en su festival, entiende las alabanzas que este dedica al Régimen por el que forzosamente transitamos: qué prosperidad la de los Floriano, Sánchez Camacho y, cómo no, el insuperable zurupeto Moreno Bonilla. Como para que allí se desatase un motín... 


sábado, 13 de diciembre de 2014

Será por dinero



Anda el personal revolucionado con los sueldos de los altos cargos de la Administración, unos por muchos y otros por poco. ¿Cobra mucho Rajoy? Depende: de qué, pues de que se tengan en cuenta sus otras retribuciones, como las del Partido y, según dicen algunos, aquellas del Registro del que sigue siendo titular. Y ojo, porque a lo suyo hay que sumar la soldada de su Viri, que parece que tiene un buen empleo en Telefónica, o cómo se llame ahora, y andará el matrimonio en gananciales como buenos castellanos. Claro, que también hay un teniente general que se lleva 180.000 al año por una cosa de la OTAN, cuando España en ese Tratado se limita a poner el combustible de los aviones de los demás.

Uno pensaba que esto de la política era vocacional, de trabajo desinteresado por los demás y amor a la patria, pero ahora se descubre que hasta Pablemos y su novia adoran el vil metal, con facturas sin IVA y pisos de protección oficial de dudosa legitimidad, amén de que tras el paso por la política existe eso que llaman puertas giratorias y que proporciona una cómoda jubilación a los cincuenta, o menos. Confórmese, pues, el vulgo con la lotería de Navidad y un camarero generoso si hay despiste, sin olvidar, a la hora del optimismo previo-este año sí-que el Estado rapiña un veinte por ciento del premio, mordida de donde a buen seguro saldrá una mejor retribución de los próceres que nos guían.


jueves, 11 de diciembre de 2014

De la cultura y sus citas


El fenómeno Pablemos ha desatado patologías varias en este país, y ello se aprecia con especial crudeza en las tertulias  menos afines a este neocomunismo que lleva camino de quedarse en una socialdemocracia al uso. La histeria y la paranoia se dan cita con especial virulencia en la tele de los obispos, con ese número trece que es el mal fario personificado. La otra noche, el tertuliano Palomo, y para glosar la censura que los chicos de Iglesias pretenden imponer en los medios, echó mano de la célebre cita de Martin Niemöller, aunque atribuyéndola, como es costumbre entre los enteradillos, a Bertolt Brecht, un tipo cuya ideología le impedía firmar un poema como el del pastor luterano:

Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,

Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,

Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.


En fin, cosas de los nervios, presume uno, aunque nadie de los presentes corrigió al tal Palomo; por fortuna, el presentador Jiménez no estuvo al quite, pues de haberlo estado habría dicho que la cita correspondía al Fary.

martes, 9 de diciembre de 2014

Más cintura


Leo por ahí que se ha montado una cierta polémica con la entrevista a Pablo Iglesias em TVE. Parece ser que el presentador, sabedor de qué pie cojea el fenómeno mediático en la cuestión etarra, le dijo que estaría de enhorabuena tras la liberación de Santi Potros y alguno más. El aludido demostró falta de cintura, pues a acudió a lo más fácil y conocido: que todos los gobiernos habían negociado con la ETA echando mano, principalmente, de la política penitenciaria. Más brillante hubiese sido responder al periodista que aquí el listón está ya demasiado bajo en ese ámbito, especialmente tras el papelón jugado por este gobierno en la suelta del falso terminal Bolinaga, para acabar recordando a la audiencia cómo respiró aliviado Fernández Díaz con la concesión de un tercer grado que le libraba de prevaricar. Aquello sí que era estar de enhorabuena.

Parece que Pablemos pierde fuelle y reflejos a mediada que se echa en brazos de la socialdemocracia, esa que entre otras zarandajas siempre odia el delito y compadece al delincuente, pero dulcifica su mensaje en su intento de asaltar el poder. Por contra, el gobierno maneja proyectos de reforma de la ley procesal que permitirían intervenir comunicaciones de los ciudadanos sin autorización judicial: puro estalinismo. Queda claro que los principios, los de unos y otros, ya sólo son marxistas. De Groucho. 

domingo, 7 de diciembre de 2014

sábado, 6 de diciembre de 2014

Bandería civil



Sociedad Civil Catalana, la banda que celebró una Diada alternativa en Tarragona a la que asistieron cuatro y el cabo, se reunió en Barcelona para conmemorar la Constitución. Nada que objetar a la fiesta, especialmente si allí se dan cita un montón de paniaguados del Régimen del 78, que nobleza obliga. Entre los presentes, un montón de gente del PSC, partido cuyo concurso ha sido fundamental para naufragar y llegar a esta orilla de incertidumbre. Y ahí, en primera fila, Pepe Montilla, el hombre que dio carta blanca a las multas por rotular en castellano. Bien mirado, nada es extravagante y todo tiene explicación: el presidente de esta comandita civil, un tal Bosch, venía del ala más catalanista del PP, y Doña Camacho, ahí aparece calentando silla, era aquella que afirmó en su día que reñía a su hijo si hablaba en castellano. Con estos bueyes hay que arar.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Anacleto, agente secreto



Al pequeño Nicolás, ya todo un icono que a nadie deja indiferente, le ha caído una querella por injurias que no por anunciada pierde su interés, la que le ha puesto la abogacía del Estado en representación del Centro Nacional de Inteligencia. La socialdemocracia que todo lo devora nos ha dejado unos servicios de inteligencia que acuden a los tribunales para silenciar a un individuo molesto, y lo hacen por la vía penal, que no hay tasa que valga, desdeñando la civil, que es el cauce favorito de los famosos con las demandas de protección del honor. Aunque uno se pregunta, quizá haya visto demasiadas películas de espías, si el CNI tiene honor, buena fama y reputación como si fuese la Señorita Pepis

En un país donde al ministro del Interior se le aparece la Virgen no hay lugar para las armas sofisticadas ni para venenos a lo Putin contra los enemigos del Estado, mucho menos para operaciones al estilo del Mossad con daños colaterales, pues aquí lo que se estila, tras analizar lo que los presuntos desestabilizadores dicen en televisión, es acudir al ropón de turno a pedirle que cite al niño en calidad de imputado, asistido de letrado y, lo más importante, que se le haga lectura de sus derechos, en especial ese que dice que tiene derecho a guardar silencio. Porque todo parece indicar que lo que se busca es que el chaval no hable.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Casar conceptos



Advierte Mas al fiscal jefe de Cataluña que hay que casar bien legalidad y legitimidad, lo que se traduce en que hay que buscar alguna clase apaño para igualar, al menos, ambos conceptos, pues una cosa es la ley vigente, que casi nadie respeta, y otra la voluntad de un pueblo, aunque esta apenas alcance la cuarta parte, si llega, del censo electoral. Circunloquios para decir que la ley no sirve y que hay que cambiarla mediante procesos poco ortodoxos.

El debate entre lo legal y lo legítimo es ya viejo y constante y forma parte de los peligros de poner en manos de los políticos la gestión de negocios ajenos. ¿Es legal que la vicepresidenta del gobierno regale más de cuatro millones de euros para salvar al Liceo de la quiebra? Será legal, tal vez, pero no parece muy legítimo que un señor de Cuenca deba contribuir con sus impuestos en la salvación de un chiringuito patrimonio de la burguesía catalana. ¿Es legal que Rajoy se presente en Barcelona para defender la unidad de España y que lo haga en un acto de partido? Lo es, pero más legítimo hubiese sido que la charla la soltase como jefe del gobierno en un acto para todos los públicos, incluidos menores de edad.

Y así hasta el infinito, hasta Podemos, que no niega que la deuda española sea legal pero dice que se debe auditar, dando así por hecho que es ilegítima para sus tenedores. Ante este despropósito de casar conceptos, y habida cuenta de que somos los únicos que pagan el convite, solamente nos queda hacer un buen maridaje con la legítima defensa.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Un liberal



Fernando Díaz Villanueva, uno de los pocos y auténticos liberales que quedan por este solar, dio ayer noche una pequeña lección en la televisión de los obispos, y gratis. Rodeado de toda unas serie de momias, como las viejas ministras Alberdi y Trujillo y vividores de la cosa pública como García Albiol y otros paniguados del Régimen, generó el escándalo cuando afirmó que el Estado era un monstruo que robaba y desperdiciaba la mitad del PIB y que debería desaparecer. Hasta el presentador, un trasunto de Montgomery Burns que responde por Cuesta, dijo que aquello era la anarquía, el caos: Podemos, Podemos, se oía murmurar a más de una histérica. 

Lo mejor llegó al final, cuando se hablaba de las viviendas de protección oficial y  el compadreo corrupto que en torno a ellas se puede generar. Díaz Villanueva preguntó si era necesario que el Estado o un ayuntamiento construyesen pisos. Muy serio, casi indignado, García Albiol dio un sí rotundo. Ahí fue cuando el bueno de Fernando dijo que en ese caso todo estaba claro y que no tenía sentido seguir debatiendo al respecto. He aquí el perfil biográfico de Albiol editado por el Ayuntamiento de Badalona: como se puede apreciar, toda una vida viviendo de la política. Bien estaría que fuese actualizado, añadiendo la faceta de constructor de pisos. Con el dinero de todos, que no es de nadie.   


domingo, 30 de noviembre de 2014

viernes, 28 de noviembre de 2014

Del autoodio



A un Goytisolo-son más de uno y siempre los confundo-le han dado el Premio Cervantes: nada que objetar en cuanto al fondo del asunto, aunque sí en la forma. El premiado-quien, por cierto, en el año 2001 dijo que nunca aceptaría tal premio, y que lo firmaría ante notario si era menester-es un claro ejemplo de ese autoodio tan español. Aunque para autoodio, el del Ministerio de Cultura de España, que no tiene reparos en premiar a un fulano exiliado voluntario en el culo del mundo que siempre que puede arremete contra la patria que le da de comer, tierra que compra su mercancía averiada. Nada igual se veía desde que los estólidos Pons y Floriano fueron a dar el pésame a la viuda de Carrillo. Ahora que Rajoy anuncia medidas contra la corrupción, ahí va una muy práctica y nada retórica: suprima usted el Ministerio de Cultura, así podrá cesar a a otro ministro y ofrecer una apariencia de cambio.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Todos a una



Primero fue Pepe Montilla, más timorato, que se ofrecía como testigo de Artur Mas en la querella presentada por la Fiscalía: ahora es el gobierno catalán en pleno el que se presta a declarar como imputado si fuere menester, que está por ver. Todo muy clásico, todo muy español:

Haciendo averiguación
del cometido delito,
una hoja no se ha escrito
que sea en comprobación;
porque, conformes a una,
con un valeroso pecho,
en pidiendo quién lo ha hecho
responden: Fuenteovejuna.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Leguleyos


Ley 11/2014, de 10 de octubre, para garantizar los derechos de lesbianas, 
gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales y para erradicar la homofobia, 
la bifobia y la transfobia.

EL PRESIDENTE DE LA GENERALIDAD DE CATALUÑA

¿Quién dice que por culpa del Proceso hay parálisis y no se legisla?

viernes, 21 de noviembre de 2014

Mirando atrás



Dicen que el nacionalismo se cura viajando, frase atribuida a Pío Baroja que algo de cierto tiene. Viendo esta fotografía de unos jovencísimos Íñigo Errejón y Pablo Iglesias, se advierte que algo han cambiado desde entonces, si no en el fondo, al menos en la forma, luciendo ahora camisas blancas y corbatas con el nudo aflojado. En cuanto al fondo, que es lo que interesa, la cura de su comunismo, amén de buenas lecturas de índole liberal,  llegará dentro de unos años, cuando al estilo de su mentor Jorge Verstrynge nuestros chicos tengan unos cuantos pisos en propiedad para alquilar a estudiantes universitarios.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Odia el delito


La última versión de la máxima socialdemócrata en materia penal nos la trae el siempre ponderado y muy apreciado ropón Grande Marlaska, ese hombre al que todas las madres querrían como novio de sus hijas si él se dejase, quien no ha tenido reparo en conceder permiso de salida de prisión a una de las etarras más sanguinarias para que obtenga el carnet de conducir. Parecía claro que una de las consecuencias de cumplir una pena privativa de libertad era la imposibilidad de hacer ciertas cosas, como salir de copas con los amigos, ir al estadio de tu equipo favorito o hacer un curso de paracaidismo. Pero el progresismo que domina la judicatura también noquea a la propia administración penitenciaria: ¿acaso no se otorgó el tercer grado a Bolinaga para que amenizase los que iban a ser los últimos días de vida en compañía de la cuadrilla y muchos txikitos?

En el caso de la Tigresa, y por molestar un poco, surge una duda referida a sus años de pistolera: ¿no es razonable pensar que alguien que sabía manejar toda clase de armas también sabía conducir un vehículo a motor? Y más: ¿cómo casa el salir de prisión para obtener el carnet de conducir con la preparación para la vida en libertad? ¿Somos más felices si conducimos? ¿Qué diríamos si un conductor condenado por conducir sin permiso y borracho y matar a dos o tres personas pudiese salir de prisión para obtener el permiso y, ya de paso, acudir a sesiones de alcohólicos anónimos? Tal vez, y fruto de la alarma social, se haya puesto coto a los indultos, pero nadie en su sano juicio puede afirmar que los ropones estén sometidos al imperio de la cordura. Tampoco al de la ley.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Los garantes



El Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra se ha puesto a hablar del caso catalán y acude a expresiones ya en desuso, como metrópoli,  comparando la situación actual con aquellos tiempos de Cuba y la pérdida de las colonias. Poco afortunado, pese a matices y aclaraciones posteriores, ha estado el general, pero ha conseguido, queriendo o sin querer, hacer felices a esos nacionalistas catalanes que tildan de colonos a los que defienden la unidad de España. Una cosa nueva, pues contradice lo dispuesto en el artículo 8 de la Constitución, es que para el militar la fuerzas armadas no son garantía de nada, solo una herramientas más de no se sabe qué. Quizá ser cierto, al menos en la práctica. Como esa fiscalía catalana que se rebela contra el jefe y tampoco garantiza la legalidad. Todos juntos, unos y otros, militares y togados, un Ejército. El de Pancho Villa. 

martes, 18 de noviembre de 2014

La casta que viene



Me he acordado de esta genial viñeta tras saber que el niño Errejón de Podemos se levanta 1.800 euros mensuales por un trabajo de investigación que no realiza. Vamos, que el niño Errejón de Podemos, salvando la distancia que marca la fiscalidad, se lleva el dinero fresco como se lo llevaban aquellos amigos de Bárcenas, con puntualidad, en un sobre y sin mérito conocido. Otra muestra más de que el Régimen del 78, un caos legalizado, es inmortal.

lunes, 17 de noviembre de 2014

sábado, 15 de noviembre de 2014

6 de 9


O solo tres a favor de presentar una querella contra el rebelde Mas. He ahí la opinión dominante de la fiscalía catalana ante la delegación de jerarquía y autoridad por parte del cinéfilo Bambi Dulce Torres, todo un ejemplo de esa descentralización administrativa que nos otorgaron nuestros padres putativos del 78 y que todavía hoy goza de envidiable salud en este erial. Podrá criticarse esa actitud de no querallarse y mirar hacia otro lado, pero todo parece indicar que esos fiscales catalanes han tomado buena nota de la comparecencia tardía del Presidente del Gobierno: donde manda patrón...Siempre quedará la heroicidad del anónimo ciudadano y contribuyente ante tanto despropósito y dejación de funciones, pero la sensación de frustración solo es comparable a la de Bambi cuando perdió a su madre. Podrá decirse, y es cierto, que la ley siempre es una cuestión de interpretación, como en el caso del falso terminal Bolinaga, pero asusta pensar en qué manos estamos cuando el Ministro de Justicia no tiene reparos en decir que los ¿delitos? imputados a Martín Villa por una juez argentina estarían prescritos, si no amnistiados. Cuánta sedición.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Sigmaringen



Si alguien tiene interés en adentrarse en la huida de la Francia de Vichy hasta tierras alemanas, justo después del desembarco de Normandía, tiene una excelente oportunidad con la lectura de Sigmaringen, de Pierre Assouline. Esta deliciosa novela con muchos y finos trazos de ensayo histórico discurre en el castillo de los Hohenzollern en Sigmaringen, morada forzosa por orden de Hitler para alojar al mariscal Pétain y su séquito, un grupo mal avenido y fantasmal en el marco más adecuado.

El narrador es el mayordomo principal de los príncipes, Stein, hombre culto y sobrio que con mano de hierro dirige un nutrido servicio que, con medios cada vez más escasos, deberá velar por garantizar la comodidad de un grupo de despojos de la Historia que solo aspira a salvar su ego y unas escasas pertenencias materiales, restos de un naufragio nada glorioso. Más abajo, dejando atrás el castillo, el pueblo, un mundo real y delirante donde conviven nativos alemanes y colaboracionistas franceses, destacando entre estos, por derecho propio y exigencias de la trama, Louis Ferdinand Destouches, Céline, el escritor que dejó reflejado este periplo dantesco en una de sus mejores obras, De un castillo a otro.

La sobria escritura del autor es el remate adecuado para una estructura perfectamente montada que irá desgranando de manera acompasada el devenir de los acontecimientos históricos, de unos bombardeos cada vez cercanos a las armas milagrosas de los nazis,  últimos latigazos de una guerra que adelantaban el final de una época de la que Stein es el mejor exponente y el más adecuado cronista.

martes, 11 de noviembre de 2014

Y tú más



Decía Tarradellas, hoy más llorado que nunca, que en política se podía hacer de todo menos el ridículo, máxima elemental a la que este gobierno y su partido no parecen abonados. Ante la avalancha de críticas al Presidente por haber permitido el aquelarre separatista del domingo, cierra filas el partido en torno a su líder y carga el muerto al Tribunal Constitucional. Recordamos algo muy parecido cuando aquellos dos ministros salieron de luto riguroso para anunciar que había llegado el fallo de Estrasburgo sobre la doctrina Parot y que, como no podía ser de otra manera, se acataba el fallo. Eso sí, acto seguido se pasaba la patata caliente a los ropones de la Audiencia Nacional, quienes captaron el mensaje y acordaron una suelta masiva de terroristas en tiempo récord.

Ridículo espantoso el del Presidente, que muy ufano aseguraba que no contemplaba ni remotamente la posibilidad de que Mas incumpliera la ley, y ahí sigue, como Don Tancredo, y ridículo el de su partido, que dice que el TC podía y debía haber hecho más, como por ejemplo, ahí es nada, advertir a los funcionarios que podían cometer diferentes delitos, como si el Código Civil-la ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento-fuese un florero al estilo del desaparecido en combate Dulce Torres. Pero ridículo, sobre todo, por apelar a un tribunal que de forma retorcida ya dijo hace tiempo que estábamos ante un problema político. Bien mirado, una vez consumado el ridículo, entramos de lleno en la estupidez.

domingo, 9 de noviembre de 2014

En el día de hoy....



Por Aitor Mento
En el día de hoy, cautivo y con los pantalones bajados el estado español, han alcanzado las huestes nacionalistas catalanas sus objetivos ilegales.
La guerra no ha terminado aún, pero estamos en ello.
El Butifarrührer :
Artur Mas i Gavarró

viernes, 7 de noviembre de 2014

En el último suspiro



Se acaba el plazo. El gobierno del Estado dispone del día de hoy para quemar su último cartucho ante la consulta del 9-N, que no sería otra cosa que promover una cacerolada frente al domicilio de Don Arturo Mas. Y decimos que la cosa no puede ir más allá del día de hoy porque hacerlo durante el sábado sería violentar la jornada de reflexión, una fechoría que este gobierno, amante escrupuloso de la legalidad, no está dispuesto a cometer.


jueves, 6 de noviembre de 2014

Ángeles caídos



Como si de ángeles caídos en desgracia se tratara, notables próceres van contemplando la retirada de aquellas distinciones y medallas que una vez les fueron concedidas, incluso estatuas levantadas en los días de vino y rosa amanecen a ras de suelo sin que nadie reivindique tamaña fechoría. Hasta una magistrada catalana del Tribunal Constitucional observa estupefacta cómo una universidad también catalana pretende despojarla del honoris causa que en su día le otorgó, si bien en esta caso no es porque haya sido pillada con el carrito del helado, que es lo habitual en estos ajustes de cuentas retrospectivos, sino por desafecta al proceso soberanista, ya sea en el fondo, ya sea en la forma, tanto da.

Son las secuelas de la corrupción y la quiebra de un sistema inmoral en todos los aspectos, el lavado de imagen que en un ataque de mala conciencia se imponen algunos para aplacar un poco la ira de la plebe, pues a fin de cuentas-un hombre, un voto-es el vulgo el que cada tiempo pasa por las urnas. Seguirán cayendo, más tarde o temprano, los ídolos de antaño, de ahí que uno proponga sin necesidad de motivación especial, por aquello de ganar tiempo y a modo de ejemplo al que ustedes pueden añadir los que deseen, que se retiren ya todas las distinciones y condecoraciones que haya recibido y aquellas otras que en adelante pueda recibir Don Mariano Rajoy Brey.


miércoles, 5 de noviembre de 2014

Los 300




Dice la señora Cospedal que su partido ha hecho todo lo posible en la lucha contra la corrupción institucional, aunque ella la define como política. Unos lo interpretan como un lamento, otros como un ejercicio de cinismo, pero en realidad estamos ante la sesuda labor de una exégeta: es la opinión última y sin recurso posible de la secretaria general del partido tras la promesa de Rajoy de convocar trescientas nuevas plazas de juez para luchar contra esta lacra. Como aquel embajador británico que decía a Serrano Suñer que no quería que le mandase más policías sino menos manifestantes, alguien debería recordar a esta banda organizada y parapetada en La Moncloa que no son necesarios cientos de jueces nuevos sino un par de fiscales que pidan medidas cautelares contra los vástagos de Pujol antes de que las pruebas desaparezcan definitvamente. Es el principio acusatorio, algo muy superior al número de jueces.

martes, 4 de noviembre de 2014

Aquellos muertos


El otro día me comentaba un amigo que había visto muchas cosas repugnantes pero ninguna como la inefable Sor Lucía, sentenciando que lo tenía todo...religiosa, roja, gorda, del Farsa...Añadí que faltaba la guinda, argentina. Hay una querencia muy propia de los argentinos en demostrarnos su amor con una presencia por estos pagos que resulta cansina, dañina por su permanente asociación con la logorrea. La última que se sube a ese carro es una juez de ese país que ordena la detención, entre otros, del ¡Rodolfo Martín Villa! Ya no se trata de perder el tiempo discutiendo sobre muertos, prescripciones, leyes de amnistía y zarandajas por el estilo: se trata, simplemente, de que alguien explique a esta melona que Rodolfo Martín Villa es intocable, inmutable e inviolable, que siendo un chaval se subió a un coche oficial y de ahí no se ha bajado hasta hoy, que ha sobrevivido a Franco y Polanco, Fraga y Suárez y, lo más importante, que aquí la cuota de populismo la tiene copada Podemos. No quedan ni los restos.

lunes, 3 de noviembre de 2014

El caballo de Troya


Hace poco, en una de sus habituales demostraciones de incontinencia verbal, Albert Pla afirmaba que justo ahora era el momento de matar a las gentes de Podemos, para evitar que pudiesen crecer y ser más numerosos y, sobre todo, mucho más peligrosos. Quedaba la duda de si la andanada del músico era una invitación criminal al común de los mortales o iba dirigida a eso que habitualmente se conoce como el Sistema. No parece que este último ente esté por esa labor, y no ya porque sus prácticas habituales, bien por acción o bien por omisión, sean una fuente de votos para el partido de Iglesias y Monedero, sino porque es el propio Ministerio del Interior el que desde hace poco tiempo brinda escolta gratuita al hombre de la coleta. Cría cuervos... 

viernes, 31 de octubre de 2014

De la tertulia política



Más de una noche, por puro morbo y por ganas de echar unas risas, veo la tertulia que emite la cadena de los obispos. Salvo honrosas excepciones, el nivel de los tertulianos es lamentable, empezando por el moderador/conductor, uno de los tipos más incultos y peor informados que se han visto en la caja tonta, un negado que si hiciese una carrera solo quedaría segundo. La noche del miércoles la cosa prometía: corrupción para dar y tomar y los primeros detenidos de la última redada puestos a disposición judicial. No defraudaron, como es costumbre. Así, el moderador/conductor, ante las noticias que llegaban de la Audiencia Nacional, entró en éxtasis al saber que alguno de los detenidos quedaba en libertad sin cargos y otros eludían la prisión provisional con fianzas más que asequibles. Para él eso significaba que la operación policial era una chapuza, que la corrupción no era tan grande como nos habían contado y que el Régimen, ente del que es devoto el merluzo, se puede salvar, se va a salvar, por cojones. Inútil fue que algún tertuliano sensato le intentase hacer ver que si un detenido estaban en libertad con cargos era porque algún indicio habría en su contra. Nada, el lerdo, como es tradición, seguía mirando el dedo y no la Luna.

Pero lo mejor vino un pco antes, mediado el programa, cuando un invitado del PP que suele repetir con frecuencia, no sé si diputado o senador, tanto da como poco importa su nombre y apellidos, intentaba dar la cara en defensa de la clase política, nobleza obliga en días tan aciagos para los representantes públicos. Ante el agrio reproche de un periodista allí presente, por qué no hay listas abiertas en este país, el hombre acorralado se armó de valor y a la vez se cubrió de gloria. Si las hay-respondió muy ufano-para el Senado. Hasta el moderador/conductor puso cara de incredulidad, intuyendo que tal vez se la estaban metiendo doblada. Ay, el Senado, esa cámara inútil donde retozaba Paco Granados.

jueves, 30 de octubre de 2014

Cuando fuimos campeones


Volvemos por esta bitácora con la escritora-eso afirma la interesada-Cristina Fallarás. En esta ocasión utiliza su foro habitual en el diario para denegar al Presidente el perdón solicitado. No diremos que carece de razón en su lamento, menos en la condena a un personaje patético en todas las facetas de la estética, pero si citaremos textual un párrafo que no tiene desperdicio, que es casi un estilo de vida, un canto a la melancolía:

No le perdono porque apenas recuerdo los tiempos en los que creímos vivir en una sociedad civilizada, moderna, evolucionada y racional. Porque ideas como la jubilación, la posibilidad de ser padres o montar un hogar, la atención a enfermos, el apoyo a las expresiones artísticas y culturales, las recuerdo entre brumas como si las hubiera soñado, como el condenado a perpetua llora al recordar la camisa de lino comprada un ´día de sol, allá en el pasado.
Ese recuerdo, Doña Cristina, era el Estado del Bienestar, un sueño perdido que, como bien dice el profesor Rodríguez Braun, no es otra cosa que el Bienestar del Estado, los impuestos de toda la vida y la socialdemocracia que todo lo destroza, nada del otro mundo. El problema es que en esta tercera legislatura de ZP-amigo Herep dixit- el saqueo del bolsillo del contribuyente ya solo sirve para pagar la deuda-cada español que viene a este valle de lágrimas ya debe más de veinte mil euros al nacer-y mantener una estructura burocrática demencial. Y ya no hay más. Triste es recordar, pues, cuando fuimos campeones, sobre todo porque éramos más jóvenes. El resto es poco relevante y además estaba cantado. 

miércoles, 29 de octubre de 2014

Desde Valencia hasta Collado



Han pasado seis años desde que el Partido Popular celebrase aquel congreso a la búlgara en Valencia y uno no sabe si las cosas para el partido de Rajoy y Soraya están peor o mejor. En 2008 el liderazgo del Presidente se tambaleaba tras la segunda derrota ante el genio de Zapatero, iniciándose una travesía del desierto de resultado incierto, y ahora, ostentando una mayoría absoluta que podría ser devastadora para acometer las reformas que necesita este país, anda el hombre pidiendo perdón en el Senado por las tramas de corrupción que devastan un partido que ya no es el de las personas sino el de los casos, operaciones que bautiza la Guardia Civil con nombres rebuscados. Pero nuestro Senado no es el de Roma, de ahí que no haya un Cicerón que respondiese con un sonoro quosque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? 

Desde Valencia hasta Collado, acto de contrición y fin de trayecto con una oferta de gran pacto contra la corrupción, solos o acompañados, pero sin adelantar una sola medida que aplacase un poco la indignación generalizada. Faltó en esta liturgia poco vistosa y muy forzada el golpe de efecto que se daba en aquellos regímenes totalitarios que condenaban su pasado más reciente a la muerte del secretario general, una especie de pública rehabilitación de los que cayeron en desgracia por algún regalo, bromas inocentes al lado del robo de cientos de millones de euros. 

martes, 28 de octubre de 2014

Como aquella UCD



Entre los casos de corrupción que echan por tierra las homilías de fin de semana del Presidente, una crisis que no acaba de remontarse, el desafío separatista y la amenaza de Podemos, al PP se le está poniendo cara de UCD en su peor momento, lo que no deja de tener su gracia y hasta una pizca de justicia poética: tanto que Mariano y lo suyos reclaman el centro, que es la ausencia de ideología, van a terminar como Suárez y sus burócratas, francamente descentrados. Aunque todo hay que decirlo, sosos como ellos solos carecen de un cachondo como Pío Cabanillas que diga aquello de cuerpo a tierra, que vienen los nuestros: Esperanza Aguirre, esa Gracita Morales rediviva, lo intenta, pero carece de ironía y su cara es un poema que hace presagiar el desastre. Enric Juliana, un tipo que habitualmente tiene poca gracia y menos ingenio, acertó al bautizar al núcleo duro del PP, eso que otros llaman los Sorayos, como la Brigada Aranzadi: mucha ley, poca política. Como aquel centro de Suárez.

lunes, 27 de octubre de 2014

Los lunes al talego



Como aquella película que tanto juego dio, se inicia la semana más o menos como acabó y con un horizonte que parece inamovible: corrupción, redadas, detenciones...El Régimen se tambalea y quema sus últimas naves a golpe de grandes operaciones policiales y judiciales, aunque bien mirado, con más ruido que nueces: los perros que detectan billetes no encuentran ni los que tienen restos de cocaína y la fiscalía anticorrupción no solicita medidas cautelares ante tanto choriceo salvo que se trate del pequeño Nicolás, metáfora de una España que ha elevado el selfie a la categoría de obra de arte.

Que la ley está hecha para el robagallinas y no para el gran defraudador lo sabe hasta Dulce Torres, como sabe también que la tramitación de nuevas leyes es camino tortuoso, por eso echa mano de la venda y adelanta que no dispone de medios suficientes para luchar contra esta avalancha de corrupción institucional. Más jueces y más fiscales podría ser una solución, y más hora que según el gobierno todo es recuperación y el dinero vuelve a correr por los ministerios, pero por lo que de verdad clama el pueblo es por su condición sagrada de tribunal jurado y por la guillotina de Podemos, auténtico beneficiario de esta conjura de los necios.

viernes, 24 de octubre de 2014

Tu banco



Uno de los anuncios más repugnantes que te tenido que soportar, más incluso que los diferentes de la horrorosa cerveza San Miguel, ha sido ese tan entrañable de las conversaciones en/con Banco de Sabadell: gente famosa de lo más estúpida, un mensaje encriptado dirigido a un público necio y una puesta en escena que mucho recordaba a esas terapias de grupo de alcohólicos anónimos y otras querencias adictivas similares. Puesto en circulación en tiempos de zozobra y con bancos y cajas del monte de piedad desahuciando al la peña, era la metáfora perfecta del páramo cultural español. Cuando lo veía, y antes de cambiar de canal, siempre me preguntaba por qué no llevaban al anuncio a un tipo como Arturo Pérez Reverte, quizá porque el escritor le metería fuego a toda esa mierda tras cargarse en la parentela de los creadores del engendro.

Me he acordado del anuncio tras conocer que Rodrigo Rato ha presentado un aval de ese banco para cumplir con el requerimiento del ropón de turno: nada extraño, pues Don Rodrigo sigue siendo un hombre solvente en lo económico, que es lo que para estos casos vale. Pero lo mejor ha sido ver el ridículo de una de las vedettes del banco, una indigente cultural que confunde aval con crédito, y que además persiste en la chapuza. Para una próxima entrega de esta infame serie publicitaria, sería bueno ver a la chica de la radio frente a un empleado del banco, uno de esos tipos que llevan corbata con camisa de manga corta, intentando aprender la diferencia entre un aval y un crédito. Superado el escollo, tal vez podamos pasar a la siguiente lección: la diferencia entre crédito y préstamo.

jueves, 23 de octubre de 2014

Robagallinas


Afirma el Presidente del Tribunal Supremo, que lo es también del órgano de gobierno de los jueces, que la ley penal española está pensada para el robagallinas y no para el gran defraudador. Albricias: nada igual se veía desde que se formuló el segundo principio de la termodinámica. Lo más llamativo, al margen de que en su auditorio hubiese pesos muy pesados del PP, todo un baluarte contra la corrupción y adalid de la independencia judicial, es que la solución ofrecida por el amigo Lesmes no es otra que una reforma en profundidad de la ley procesal, una audacia legislativa que se traduzca en una mayor agilidad del procedimiento para investigar y juzgar. Pero nada dijo el prócer sobre una reforma de la ley penal material, la sustantiva y del reproche, por lo que mucho nos tememos que el pobre robagallinas seguirá siendo castigado con la misma severidad. 

miércoles, 22 de octubre de 2014

Otra justicia es posible


Ada Colau, esa Pasionaria del siglo XXI, está que trina con la juez de Barcelona que ha desestimado su demanda contra la Delegada del Gobierno en Madrid. Resulta curioso que estos neocomunistas que tanto furor causan consideren que su honor ha sido mancillado, cuando uno siempre había creído que el honor era una virtud propia de aristócratas y burgueses, gentes de virtud intachable que se batían en duelo por un quítame allá esas pajas. Y llamativo es también que la demandante vencida diga que se ha enterado de la sentencia por la prensa, cosa extraña teniendo abogado que la defiende y procurador que la representa, lo que nos induce a pensar que su letrado conoció la resolución y prefirió callar antes que dar la cara ante una clienta tan visceral.

Todo jurista sabe que la libertad está pensada para proteger a los ciudadanos anónimos, a los débiles, frente al poder, no al revés. Lo que viene a reivindicar Coalu es aquello tan viejo como progresista, una auténtica garzonada, del uso alternativo del Derecho: básicamente, retorcer la ley, incluso pisotearla, para conseguir una sociedad más justa, más igualitaria, y siempre bajo la inspiración de una serie de valores inmutables a los que la ley queda siempre supeditada. Hay un uso alternativo del Derecho como hay un uso alternativo de la política, como cuando el cupero Fernández amenazó sandalia en mano a un sorprendido Rodrigo Rato, metáfora premonitoria de los palos a los que el banquero iba a tener que hacer frente en un futuro nada lejano .

Las palabras de la demandada, según la juzgadora, quedan perfectamente amparadas por la libertad de expresión, uno de los valores de nuestro ordenamiento jurídico, pero Colau responde como Lenin a Fernando de los Ríos , ¿libertad para qué? Bueno, libertad para recurrir ante otros jueces, que la sentencia contiene una condena en costas que no será barata. Salvo que la PAH goce para pleitear, como antaño las cajas de ahorro y monte de piedad, del beneficio de pobreza.

martes, 21 de octubre de 2014

De la banalización del mal


Varias asociaciones catalanas de corte nacionalista denunciaron la semana pasada decenas de mensajes de Twitter que comparan soberanismo catalán con nazismo. Los denunciantes acudieron a la Fiscalía de Barcelona, donde imagino que serían recibidos por el fiscal especial para los delitos de odio y discriminación, un hombre que, me consta, ha hecho de esta causa tan noble la razón de su existencia. Parece ser que los demandantes de este auxilio ya se reunieron con dicho fiscal hace unos meses y éste les indicó que para proceder con algo de éxito en estos menesteres se precisaban algunos requisitos, como que esas injurias que banalizan el nazismo fuesen acompañadas de amenazas, que no fuesen aisladas y que tuviesen cierta difusión. Meses después han formalizado la denuncia, luego se presume que esta vez han acudido con los requisitos cumplidos, o aquello que antaño se llamaba fumum boni iuris.

Estamos ante un tema recurrente, la banalización del nazismo, que no deja de ser la vieja banalización del mal que tanta literatura ha generado. De hecho, días atrás podía leerse que el último libro de Martin Amis tiene algunos problemas para editarse en más de un país. Toda esta beatería no deja de ser graciosa, pues tiene mucho que ver con la perversión del lenguaje: ¿hubiesen acudido los denunciantes a la fiscalía si la comparación hubiese sido con el fascismo? Probablemente no, de hecho son ellos mismos los que con frecuencia tildan de fascistas, fachas, a los que están en contra del proceso separatista. Por no hablar del uso, en general nada ofensivo, del término comunista, ignorándose el glorioso balance de muertos que presenta la ideología de Potemos. Pero ya se sabe, el nazismo es la quintaesencia del mal. Para evitarse problemas, y de paso poner más nerviosos a los soberanistas, es mejor hacer como Miguel Ángel Rodríguez y decir que lo que de verdad necesita Mas es un fusilamiento como su compadre Companys. Eso, tan lejos de conceptos peligrosos como el fomento del odio y la discriminación, tiene mucho amparo en la libertad de expresión y en la recreación, más o menos distendida y un poco banal, de la Historia. 

lunes, 20 de octubre de 2014

Odia el delito




Muy buena la entrevista de Ángeles Escrivá al etarra Zabarte. Leyendo las respuestas del agraciado por el fallo de Estrasburgo, a uno se le hace un poco cuesta arriba comprender la máxima socialdemócrata de odiar el delito y compadecer al delincuente, pero tampoco los dogmas fueron creados para ponerlos en duda. Se echa de menos, eso sí, recordar cómo fue detenido en su día el personaje, parapetado en la habitación de un piso que fue asaltado por la Guardia Civil, entregándose sin presentar batalla mientras sus dos compañeros de comando eran abatidos por no adoptar tan valiente decisión.

Muchas perlas deja el psicópata, pero ninguna como esta-referencia nada casual a Navarra-que refleja de manera perfecta el final, o casi, de una historia que apesta a derrota, y no precisamente la de la banda y su entorno:



Pregunta: ¿Cuando uno se pasa 29 años en prisión y se da cuenta de que ha pasado lo mejor de su vida y la ha perdido...?

Respuesta: Cuando pasas la vida en prisión, la duda es cómo encontrarás la calle y cuando llegas a la calle, te das una vuelta por aquí y por Navarra, y piensas ¡qué satisfacción!

sábado, 18 de octubre de 2014

La lírica



Cabalga el separatismo desbocado a la búsqueda de alguna clase de épica y se encuentra con la lírica. Esto es una mierda, hombre.

viernes, 17 de octubre de 2014

Pecadores


Leo en un digital, ya que el gasto en papel lo reservo para libros, que el arzobispo de Oviedo recomienda confesarse a los partidarios del derecho a decidir en Catatònia. Dado mi agnosticismo militante, no tiendo a meterme en litigios de la Iglesia, que bastante tienen sus doctores para cuadrar un círculo con el que llevan liados dos mil años, pero hay cosas que claman al cielo por lo que tienen de grotescas, ¿o es que por ventura hay alguien en su sano juicio que imagine al sandalio cupero Fernández arrodillado en un confesionario? Ya puestos, el arzobispo podría haber solicitado lo mismo  pero otros motivos a un Jordi Pujol que viene a decir que ya será juzgado por  Dios y la Historia.

Queda bastante claro que la Iglesia catalana, al igual que el FC Barcelona, se ha posicionado claramente no ya por el derecho a decidir, que sería una boutade más, sino por la más contundente y directa declaración unilateral de independencia, de ahí que no tenga mucho sentido que un señor prelado de Asturias recomiende una confesión por aquello aparentemente pecaminoso que no considera como tal otro colega de Solsona o Barcelona. Cree uno en su escepticismo que a la Iglesia le hace falta una seria y muy urgente unificación de la doctrina, una suerte de juez inapelable que sea de este mundo, una autoridad que ordene, entre otras cosas y so pena de excomunión, que las monjas estén en un convento y no en un plató de televisión soltando estupideces.    

jueves, 16 de octubre de 2014

La soledad del juez


La juez de Barcelona que investiga los turbios negocios de Jordi Pujol se queja en una resolución de la falta de colaboración de tan ilustre imputado, pues no aporta a la causa lo único que se le ha pedido, el testamento de su padre y la consiguiente aceptación de la herencia. Acabáramos: la colaboración de cualquier imputado con la Justicia es siempre una entelequia, pues nadie está obligado a declarar contra sí mismo ni a confesarse culpable, de ahí que esa colaboración solo aparezca en aquellos casos-no es el de nuestro hombre-en que medie arrepentimiento o se busque alguna clase de atenuante, generalmente con la intención de evitar el paso por la cárcel.

El lamento de su ilustrísima tiene más que ver con la soledad que la devora que con cualquier clase de reproche legal. En estos temas, que tanto tienen que ver con los pasteleos de un Régimen que agoniza,  el fiscal, presunto garante de la legalidad, ni está ni se le espera, y la policía hace lo que puede, que cada vez es menos al comprobar que la cosa no avanza y que medallas pocas se van a repartir.. Para colmo, tampoco se puede citar a la hermana del honorable como testigo, pues ya se pronunció al respecto cuando estalló la bomba: una herencia, qué herencia. Sobra decir que al tormento del reo ya no se puede acudir en busca de la confesión, por muchos voluntarios que a ello se prestasen. 

miércoles, 15 de octubre de 2014

El día después



De la misma forma que era previsible que Mas se rilase y descafeinase su propia consulta, también se adivinaba la respuesta que en ese caso recibiría de sus aparentes rivales: diálogo, consenso, terceras vías y zarandajas por el estilo. Uno de los primeros, y además anticipándose un poco a los acontecimientos, ha sido Anson, o Ansón, aquel prohombre que otorgó a Pujol el título de español del año hace ya tres décadas. En un compendio de lugares comunes, el académico Anson, o Ansón, aboga por una tercera vía que desatasque una situación que no parece tener remedio. En la pieza descubrimos que Cataluña cuenta con intelectuales, ahí es nada, que aspiran a esa solución, que Duran Lleida es la moderación-suite en el Palace-y el sentido común y que Rajoy es un mono en manos de Arriola, cuando algunos aseguraban que era un mono en manos de Soraya SS.

Al final todo se ciñe al reconocimiento de la potente identidad histórica de Cataluña, lo que avala la tesis de que ha llegado, otra vez, la hora de los amantes de los derechos históricos al estilo de Herrero de Miñón, y esta vez para rematar la faena iniciada en el 78: aúpa el Volkgeist. No en vano, en este país, y por exigencia constitucional, las comunidades autónomas tienen derechos, y a ellos debe jurar respeto el monarca. Puro romanticismo en el siglo XXI, de ahí el afecto profundo cuyo restablecimiento exige el melifluo articulista. No parece, sin embargo, que el sandalio Fernández, siempre dispuesto a una carlistada, esté mucho por esa labor, pero ya puestos a recuperar espíritus de otras épocas algún encaje se encontrará para tanto montaraz ahora frustrado.

martes, 14 de octubre de 2014

Ropones y política


El órgano de gobierno de los ropones, ente que este Ejecutivo pretendía reformar, al menos eso llevaba en su programa electoral, ha decidido no suspender de sus funciones a Santiago Vidal, un ropón díscolo que trabaja en la redacción de un hipotética constitución catalana. Con buen criterio, si bien por una ajustada mayoría que acredita la división política de estos sacamantecas, se entiende que apartarlo cautelarmente no impediría que siguiese conspirando y redactando en pos de la independencia. Lo que viene a decir el Consejo, en síntesis, es que redactar una constitución, por mucho que sea esta la de un Estado que aspira a nacer, es como escribir una novela, pura literatura, y generalmente de la peor. Así, Quim Monzó podría ser uno de esos redactores y nadie podría sancionarlo más allá de la indiferencia que debe provocar una escritura tan floja como aburrida. Al final, el Consejo de los ropones se abona a la máxima de Mariano, ley y diálogo, pasa palabra y  deja que Vidal siga con la literatura en los ratos libres que le deje la Audiencia de Barcelona. Quien no disfrute con el borrador de la novela siempre tendrá el Marca.

lunes, 13 de octubre de 2014

De la Hispanidad


Como los amigos de El País han sacado una edición en catalán, qué menos que el Presidente del Gobierno escribiese unas líneas para conmemorar el Día de la Hispanidad.  O sea, que Mariano se dirige a los catalanes y en catalán en un día tan señalado. Retórica pueril y un compendio de lugares comunes para insistir en lo de siempre con el envite que nos ocupa, ley y diálogo, y poco más. Lo mejor de la pieza es su último párrafo, dirigido a los latinoamericanos-no iba a usar el Presidente la expresión hispanoamericanos, faltaría más- que viven con nosotros hoy en nuestro país y que han querido acompañarnos en nuestros éxitos. Quede tranquilo Don Mariano, que esos que un día vinieron desde tan lejos no tienen intención de marcharse. Son otros los que se quieren ir, pero sobre eso ya se escribirá otro día, otro año.

domingo, 12 de octubre de 2014

Obscenos y orgullosos


La crisis del ébola ha vuelto a demostrar que el peor virus de este país es la clase política, una peste para lo que no parece existir antídoto posible y de la que solo nos puede liberar un cataclismo. De la ministra de Sanidad, mujer que se baña en confeti, ya no se espera mucho desde que supimos que desconocía que había un coche de lujo en el garaje de su casa, si bien parece ser que la despreocupación y la vida relajada son sus mayores virtudes: no en vano decía en una entrevista que el mejor momento del día era por la mañana, cuando miraba cómo vestían a sus niños. 

Pero como el tinglado autonómico ha repartido la estupidez por territorios, su colega madrileño lleva días diciendo sandeces y obscenidades, la más lograda, sin duda, esa afirmación de que la enfermera contagiada no estaría muy mal cuando días antes de ingresar en un hospital se fue a la peluquería. Nada igual se escuchaba desde que aquella diputada del PP, curiosamente emparentada con otro ex consejero madrileño de Sanidad, le dedicó a los parados aquel sonoro que se jodan. Remata la faena el prócer asegurando que podría permitirse el lujo de dimitir porque tiene la vida resuelta. Y ya se sabe, una vida resuelta conduce a la irresponsabilidad y a la indolencia. Perra vida la nuestra. Como la de Excalibur. 

viernes, 10 de octubre de 2014

De los que vieron la luz



Joaquín Leguina lanza un libro oportuno, si bien también puede ser calificado de oportunista, por el momento de su llegada a las librerías y porque el tema ya ha sido más que tratado en estos últimos años. Leguina, sin duda brillante en algunos aspectos, y en especial cuando carga con acidez contra nacionalistas y socialistas, es de aquellos que vieron la luz. Recordemos su voto favorable al Estatuto de Cataluña a su paso por el Congreso, algo de lo que se ha arrepentido públicamente. Pero más vale tarde que nunca. Cualquier día de estos, por aquello de continuar con la expiación y el tratamiento de los mitos, Don Joaquín debería escribir una reseña sobre uno de los mejores libros que últimamente se han publicado sobre nuestra guerra, Los mitos de la guerra civil, de Pío Moa, otro ilustre arrepentido. Y es que, aunque demasiado tarde, progresamos adecuadamente.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Garzonadas


La revista Jot Down, que avalando su pedantería es Cultural Magazine, se descuelga con una entrevista al ex juez Garzón; fiel a la norma de la casa, la cosa es kilométrica y acaba cansando, amén de que sonroja la complicidad obscena entre entrevistador y entrevistado, aunque tiene sus perlas, como ésta referida al problema catalán:

¿Qué opina del proceso soberanista de Cataluña?
Yo respeto el derecho a la consulta del pueblo catalán y que debemos estar donde estamos si queremos estar. Pero debería ser posible avanzar y buscar la fórmula para que esa consulta se realice, es decir, potenciar el diálogo con respeto a la legalidad. La solución iría por la adopción de un modelo federal.
Obviando la cantinela de un federalismo que nadie sabe qué es, y aguantando la risa con eso tan gozoso de que debemos estar donde estamos si queremos estar, el viejo ropón se abona a la máxima que Don Mariano repite una y otra vez: ley y diálogo. En qué manos estamos. Toda una epidemia.

lunes, 6 de octubre de 2014

Golpe de Estado


Hoy se cumplen ochenta años de aquel golpe de Estado de Companys, una opereta consistente en salir al balcón de la Generalitat para proclamar El Estado Catalán dentro de la República Federal Española. El desenlace de aquella aventura es de sobras conocido, así que no merece la pena detenerse mucho en él; en todo caso, no perder de vista que nos hallamos muy cerca de una repetición de la historia. Pero sobre esta cuestión tan catalana, interesante el artículo de hace unos días del inefable profesor Pérez Royo, todo un aperitivo, tal vez involuntario, de esta efeméride: aquí, ojo, el golpe de Estado lo dio el Tribunal Constitucional con su sentencia sobre el Estatuto de Cataluña. Ahí es nada: con semejantes juristas de reconocido prestigio no extraña que se aprueben leyes como esa reciente del parlamento catalán contra la homofobia, un artefacto que invierte la carga de la prueba y que obliga al presunto discriminador a probar su inocencia. Todo un golpe, y más discreto que ese otro que denuncia Royo Pérez.. Qué cesto habría hecho Kafka con estos mimbres.

sábado, 4 de octubre de 2014

Del género ridículo


Creíamos, ingenuos de nosotros, que Zapatero había desaparecido completamente de la vida pública española, que se conformaba con calentar sillón en el Consejo de Estado. Nada más lejos de la realidad: ahí pace su émulo Pedro Sánchez, un hombre abonado, no sabemos si por su condición natural o por el miedo a Podemos, al disparate más retorcido, como eso de dar a la Generalitat la competencia exclusiva en...¡materia lingüística!. La última suya, si bien ha reculado y matizado el disparate, es exigir que las víctimas de la violencia doméstica tengan funerales de Estado. Claro, que el émulo no habla de violencia doméstica sino de terrorismo machista, por lo que va un poco más allá que el maestro, que patrocinó una ley que iba a terminar con la violencia de género. Pero como suele suceder con la clase política, se amaga pero no de da: no ha precisado Sánchez si jurídicamente tendrán esas víctimas la consideración de víctimas del terrorismo a los efectos de que el Estado adelante las indemnizaciones que deberán percibir sus deudos. Un brindis al sol, en fin, que desgraciadamente para Sánchez no supera a la promesa de renta básica y universal de Podemos. Habrá que seguir trabajando. Y prometiendo. 

jueves, 2 de octubre de 2014

De la injuria


Tras la dimisión del ministro Gallardón como consecuencia de la paralización de la reforma sobre el aborto, Arcadi Espada escribió una columna en la que usaba la expresión feto subnormal. Ayer, en la televisión de los obispos, una tertuliana de oronda figura se preguntaba si esta expresión no debería ser constitutiva de delito. Doctores tiene la Iglesia, sin duda, pero sorprende que durante estos días de furia se nos hable una y otra vez del principio de intervención mínima del Derecho Penal para justificar una cierta desidia en la cuestión catalana y, por contra, se pretenda castigar penalmente el uso de expresiones que se amparan en la más elemental libertad de expresión. Algo parecido pretendía aquella ministra Pajín cuando proponía castigar con severidad el llamar a alguien gordo/a,  feo/a, maricón/a. Queda claro que algunos pretenden llevar la protección del nasciturus más allá incluso de la doctrina Gallardón: hasta su blindaje frente a las injurias. El delirio.  

martes, 30 de septiembre de 2014

Es la ley



Parece que vuelve a reír la primavera, aunque sea en este otoño pasado por agua. La ley frena a Mas, se impone la ley...cunde el alborozo entre la prensa adicta al Régimen porque un tribunal ha hecho aquello a lo que venía obligado. Así que uno, no queriendo perder la ocasión de subirse a esta ola de optimismo, se lanza a la calle más animado que de costumbre y descubre cómo ha cambiado todo en el Ostfront: muchos pueblos han dejado de ser territorio comanche, de ahí que el mar de banderas separatistas haya desaparecido de la noche a la mañana, en las escuelas se imparten tantas clases en catalán como en castellano y muchos comerciantes vuelven a pedir presupuestos para rotular en la lengua que les venga en gana. Para rematar la faena, hasta han tumbado una estatua de Pujol en un pueblo cercano a la capital. Tan sólo una pequeña nota discordante sepultada bajo los grandes titulares: el morigerado Wert vuelve a bajarse los pantalones con su dichosa ley y les dice a los vascos que hagan lo que consideren conveniente con la lengua propia y la extraña. Aunque bien mirado, el ministro únicamente habló de españolizar a los niños catalanes, algo que, obviamente, ya no parece necesario.

lunes, 29 de septiembre de 2014

A la carrera


“No es cuestión de plantear una reforma constitucional, que debe hacerse con tiempo y calma, tampoco una tercera vía, sino de encontrar un punto de encuentro con la Generalitat que, por supuesto dentro de la más estricta legalidad, despeje el camino y ofrezca seguridad cara al futuro. Quebec y Escocia, por lo que se ha visto, no son malos ejemplos.”

Así se despachaba el pasado sábado el  catedrático Carreras sobre el desmadre catalán. Más de lo mismo, aunque en este caso llama la atención que esta propuesta venga de la mano de alguien que es, o eso tengo entendido, o lo era hasta hace bien poco, una de las musas intelectuales de Ciudadanos. Todo esto recuerda mucho a la intrépida periodista/speaker que tras el asesinato de Lluch exhortaba a que se diese un diálogo entre el gobierno y los verdugos. Podrá alegarse que el ejemplo es exagerado, que la sangre todavía no ha llegado al río, pero es una demostración de cómo huir de los problemas sin batallar. Diálogo, encaje, modelos extranjeros...cualquier cosa menos la estricta aplicación de la ley. Hace poco el catedrático Carreras dudaba del alcance y eficacia del tan invocado artículo 155 de la Constitución, quizá porque el hombre ya piensa en una nueva Carta Magna de la que sin duda será uno de los padres. Méritos habrá hecho, desde luego.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Código Rojo



Faltó la pregunta clave: ¿ordenó usted el Código Rojo? Por lo demás, el prohombre se quedó a un paso de añadir lo que otros en trances similares alegaron en su defensa: la Historia me absolverá. En eso estamos.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Los puntos



Veo en televisión que un helicóptero de la Guardia Civil dotado de unos medios excepcionales-ya lo quisieran en la valla de Melilla-está cazando a infinidad de conductores que no llevan puesto el cinturón de seguridad, lo que conlleva, amén de la multa, pérdida de puntos. Uno puede entender que sean punibles conductas que ponen en peligro la vida e integridad de otros conductores, o de los mismos acompañantes del infractor, como por ejemplo adelantar indebidamente o conducir bajo los efectos del alcohol, pero desconoce, en principio, el motivo para castigar una negligencia que sólo pone en peligro al que decide prescindir de un elemento que más o menos garantiza su seguridad. ¿Qué mueve a nuestro amado Leviatán, más allá del afán recaudatorio, a penalizar esa negligencia inofensiva para terceros? Nada más que evitar que las compañías de seguros tengan que pagar indemnizaciones varias a los que prescinden del cinturón de seguridad y que el Estado tenga a un pensionista más, o a sus herederos, en nómina con unos años de adelanto. No podemos conducir por ti, pero podemos establecer una doble imposición con todo el amparo legal y bajo el siempre vistoso manto del interés general. Te estamos buscando.