TWITTER

lunes, 16 de enero de 2017

La tribu



No puedo resistir la tentación de enlazar este divertido resumen-confeccionado por la Contra TV de Fernando Díaz Villanueva-de la entrevista que hace Pablo Iglesias a la cupera Gabriel. No tiene desperdicio. Si les interesa la entrevista completa, aquí la dejo.

jueves, 12 de enero de 2017

Gratis et amore



Una de las grandes virtudes de la socialdemocracia es su capacidad para pervertir el lenguaje sin que el personal receptor de la misiva haga otra cosa que asentir, o a lo sumo encogerse de hombros y mirar para otro lado. La presidenta de la comunidad de Madrid saca un abono transporte para jóvenes y nos cuenta que eso supone un ahorro de cien millones para las familias, ocultando que la multiplicación de los panes y los peces es literatura religiosa y que son esas mismas familias con sus impuestos las que financian tamaño invento para la juventud. Es algo parecido a los bandazos que va dando la ministra de Sanidad con el copago farmacéutico para los pensionistas: hoy sí pero mañana no, que la sanidad es gratuita, con esa gratuidad tan española que es la que se paga entre todos.

Ya lo dijo aquella otra ministra española y socialista, aunque socialistas son ya todos los ministros, que el dinero público no era de nadie, y en ello seguimos instalados, que lo vamos repartiendo alegremente tras su multiplicación a través del presupuesto. Pero luego los populistas, según la acémila tertuliana en permanente guardia, son Le Pen y Trump, que todavía no administran nada pero que seguro nos llevan a la ruina mundial. Y gratis.

lunes, 9 de enero de 2017

Desheredar



Como la herencia, al igual que la propiedad y según la Constitución, tiene una función social, y este humilde foro no deja de ser una especie de reunión social de unos pocos amigos en la distancia, les pido su opinión sobre una novedad legal que lleva más de un año rigiendo en el País Vasco: la posibilidad de desheredar a los hijossi bien con alguna limitación pero sin la rigidez que impera en el Código Civil y en otros derechos forales. Es decir, que prime la voluntad del testador por encima de cualquier vínculo familiar: premiar o castigar.

Adelanto que soy radical partidario de la norma, incluso sin ninguna limitación, pues es la autonomía de la voluntad la que debe guiar los deseos de la persona que dispone de sus bienes para el momento de pasar a mejor vida, sin que ello quede limitado por el parentesco, mucho más si los padres, como sucede en muchas ocasiones, no han sido bien tratados por los hijos. Decirlo así, más o menos, hizo que días atrás un colaborador habitual de Libertad Digital me bloquease en Twitter tras responderle que esa ley no era, como él sostenía, un ataque, otro más, a la familia. No le gustó al hombre, según me dijo, mi afirmación de que la voluntad del testador debería ser sagrada en un sistema liberal y que ni familia ni hostias en vinagre. Parece que con la Iglesia topé.