TWITTER

viernes, 21 de julio de 2017

Autocrónica




  Presentación del libro Demens Catalonia

Crónica de Tolerancio


El pasado martes 18 de julio, el mismo día en que los chicos de CUP engalanaban las calles de Barcelona con un cartel de Franco y la leyenda NO VOTES, extravagante contrasentido pues el citado general estaba abonado a los referéndums, tuvo lugar en la Casa del Libro de Rambla de Cataluña la presentación del libro Demens Catalonia, de Javier Toledano, patrocinado por la Asociación por la Tolerancia.

La presentación corrió a cargo de Eduardo López-Dóriga, presidente de la Asociación, y de primerísimos espadas como Pablo Planas y Ramón de España. Lo cierto es que el evento fue la excusa perfecta para disfrutar de los parlamentos de ambas personalidades. Pablo Planas desglosó algunos de las entradas del libro, presentado en forma de diccionario (entradas que por voluntad del autor se denominan electrochoques en atención a la materia psiquiátrica tratada), y demostró con brevedad, ingenio y una capacidad de análisis sucinta y certera, saberse mejor el contenido del libro que el propio autor.

Ramón de España deleitó a los asistentes con sus chanzas y chascarrillos y su retrato irónico y vitriólico, de la insufrible realidad política propiciada por el régimen aborigenista. Tabarra fue la expresión más utilizada por el mordaz ensayista. Ambos ponentes compartieron la opinión, generosa e indulgente a buen seguro, de las bondades de la obra presentada. Y cedieron la palabra al autor que, para sus adentros se dijo ésta es la mía, agarró el micrófono con hambre lobuna y atizó una chapa considerable al auditorio, de tal suerte que uno de los asistentes, condenado ilustre de esta legión, no pudo evitar sestear en su localidad con los brazos cruzados sobre el pecho con gesto de beatitud abacial.

El autor abordó varios asuntos, como la redacción anterior de un manual de autoayuda para socorrer a los acomplejados, que rebautizó como amontillados, ante el nacionalismo indígena, el por qué de la elección del título y de la ilustración de la portada, una somera revisión de algunas de las entradas (o electrochoques) elegidas y la inclusión, en una hipotética y futura reedición, de otras nuevas con motivo de la abundante producción de gansadas y disparates de nuestro latoso particularismo. De esas futuras entradas fue celebrada con profusión de risas la que tituló tanque, en su acepción de carro de combate, y que reproducimos a continuación como punto final a esta crónica.    

Tanque: “Vehículo blindado que dispone de mecanismos de disparo de munición artillera que los nacionalistas más exaltados desean ver entrar en BCN por la Diagonal”.

“Para los nacionalistas, los tanques de la Acorazada Brunete devienen fetiches eróticos de gran poder afrodisíaco. Nuestros aborigenistas gimen, suspiran, levitan, se licúan, se deshacen en una torrentera de jugos… al soñar que una columna de blindados se desliza con su rechinante frezar de oruga metálica por el asfalto de la Diagonal… es el éxtasis… ni que decir tiene que muchos de nuestros nacionalistas abrigan el inconfesable deseo de ser abruptamente sodomizados por el apuesto oficial que emerge de la torreta con sus lentes polarizadas, bigotito recortado, pañuelo de seda al cuello y acento marcadamente extremeño”.

“Los adeptos a esa extraña parafilia, “el tanquismo” , conjugan esas fantasías voluptuosas inspiradas por el fálico cañón del carro de combate, escupidor de fuego y lava, con una suerte de épica suicida y martirial pensando que harán frente al invasor con las manos desnudas, como hiciera Jan Pallach, el héroe de la revuelta de Praga que se quemó a lo bonzo ante las divisiones soviéticas, o emulando el valiente desplante de aquel héroe anónimo de la plaza de Tiananmen que detuvo la marcha de un blindado del Ejército Popular”.

“En resumidas cuentas, el tanque ingresa en el devocionario masoquista indígena en el que forma trinidad iconográfica con la cabra de la Legión y la pareja de la Guardia Civil caminera con tricornio, capota y carabina Máuser al hombro”.

PS.- Cabe añadir que el autor distribuyó entre los asistentes un test (10 sencillas preguntas con tres respuestas posibles cada una) de resolución voluntaria destinado a medir el grado de acomplejamiento del examinando ante el nacionalismo indígena. Como quiera que dicho test obra en nuestro poder, y también el baremo de puntuación, no dudaremos en ponerlo a disposición de todo condenado de esta legión que quiera someterse al experimento. Se garantiza discreción. No descartamos hacer gestiones ante don Reinhard para que éste, si lo estima oportuno, lo publique en su blog.


Tolerancio para La Legión de los Condenados
Casa del Libro, Barcelona, 18/07/2017… estado de la mar, marejadilla.


miércoles, 19 de julio de 2017

Más memoria



Está claro que en este país cuando se legisla es para recaudar: ley que nace, multas por su incumplimiento que surgen como apéndices de la criatura. El bodrio de la memoria histórica no podía ser una excepción, de ahí que una taifa, la de Aragón, vaya a sacar una ley en la dirección de aquella otra que nos legó Zapatero.

Esta nueva castigará con severas multas expresiones que ofendan la dignidad de la víctimas de la Guerra Civil; obviamente, sobra decir que las víctimas son las de uno de los bandos, no los dos. Así, se multará cantar el Cara al Sol, saludar a la romana y decir ¡Viva Franco!, entre otras expresiones. Puestos a hilar fino, y de cara a posibles pleitos, que los habrá, es discutible que cantar el Cara al Sol sea una alabanza del pérfido franquismo, pues los falangistas auténticos fueron purgados debidamente y sin compasión por el General, lo que los convierte en otras víctimas a los que esta ley debería proteger.

Aunque lo mejor, como no podía ser de otra manera, son las multas que trae la norma, o su incumplimiento: hasta 150.000 euros por estas cosillas. No me los sacarán a mí, que no voy por Aragón salvo que sea de camino a La Rioja, ni canto canciones románticas, aunque en realidad-triste realidad que debo reconocer y que tanto duele-tampoco los tengo, pues de tenerlos hasta me podría dar para montar otro Alzamiento y hacer la gracia completa.

lunes, 17 de julio de 2017

Irse



El omnipresente Pérez-Reverte, que gusta mucho prodigarse en las redes sociales y treinta sitios más a la vez, algo consustancial a la ubicuidad de la que está dotado, acaba de anunciar que la RAE ha aceptado el iros como imperativo del verbo ir, por lo que ya podrá usarse sin complejos (sic). Y si bien es cierto que poca gente usaba el idos, menos aún el íos, estamos ante otra de esas extravagancias de una institución que se acomoda a los tiempos que corren, esto es, a la imbecilidad. A todos estos académicos tan sensibles al entorno la lengua española debería decirles lo que Lola Flores a los fans que entorpecían notablemente la boda de su hija: si me queréis, irse.