TWITTER

domingo, 30 de diciembre de 2012

Misantropía



Me encuentro con un conocido que me adelanta la tragicomedia: tras una larga serie de desencuentros, A y Z se han divorciado. Nada nuevo en los tiempos que corren y que certifican que donde no hay harina todo es mohína, aunque me asegura, a modo de un consuelo que no preciso, que no tenían descendencia por la que pleitear, mucho menos por la que sufrir. Tanto mejor, respondo aparentando un mínimo interés que pueda rellenar una conversación a la que no le quedan ni los minutos de la basura. Lo único que les unía, y por lo que siguen batallando, era un gato que permanece ajeno a tamaño desastre, insiste mi azaroso cronista: pero nunca se dijo, y así zanjo el diálogo con un broche de ánimo para un afligido mensajero, sales más caro que un gato tonto.


viernes, 28 de diciembre de 2012

El más allá



Una Cataluña independiente es viable económicamente.

Santiago Niño Becerra, economista de reconocido prestigio

O un parecido razonable:


martes, 25 de diciembre de 2012

Zombis.cat



Zombis.cat: un cóctel delirante. Tomamos ¼ de corrupción urbanística, ¼ de falso ecologismo, ¼ de exhumaciones de fosas de la Guerra Civil y ¼ de nacionalismo localista e identitario exacerbado, agitamos los ingredientes en la coctelera y el resultado es esta sátira  vitriólica y despitochante. 

Zombis.cat es un divertimento, una locura, el rompan filas… sólo que la locura está más extendida de lo que nos gusta pensar. Estos zombis son nuestros zombis, unos zombis arraigados al territorio. Tampoco ellos escapan al llamado fet diferencial català (hecho diferencial catalán). Son muchos años de intenso adoctrinamiento nacionalista y esa lluvia fina y persistente ha acabado por condicionar la conducta de nuestros muertos vivientes.

El periodista Jaime Blanch, protagonista de la novela, descubre el modo de combatirlos. Guasa hiriente y rocambolesca. A reír, con la risa sardónica y terrorífica del calavernario.  

domingo, 23 de diciembre de 2012

La consulta



Tras reunirse con Sánchez Camacho, ofendida por no haber sido consultada para exponer sus propuestas, veo al ministro Wert como una especie de Kurt Cobain.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Armarse


Anda la progresía patria encelada porque un loco americano ha vuelto a liarla parda en un colegio asesinando a un montón de niños. Uno comprende que un progre de manual como Obama eche una lagrimita televisiva a cuenta de la matanza, pero no sale de su asombro cuando tertulianos españoles berrean en manada para que se cambie la legislación...¡americana!, una tarea que parece no interesar mucho a la máxima instancia judicial de aquel país. Soslayan esos chillones que una legislación restrictiva como la noruega no impidió que otro tarado se llevase por delante a casi un centenar de personas.

Dicen los que conocen el paño que el pueblo americano se otorgó el derecho a portar armas porque no se fiaba un pelo de los políticos a los que encomendaba la tarea de de gobernar: sabia decisión, sobre todo cuando se tiene al ejército haciendo maniobras por medio mundo. Pero ese derecho también se fundamenta en que el ciudadano americano sabe que la policía suele llegar al lugar del crimen a la vez que los forenses del CSI; aquí, por contra, cuando los agentes del orden llegan a una casa habitada que acaba de ser asaltada, el delincuente se está despidiendo del ropón de guardia hasta la próxima fechoría.

La muerte de un niño es siempre injusta, tanto como la de un adulto que respeta escrupulosamente las normas de tráfico pero que muere por culpa de otro conductor que circula borracho, o la de una mujer que es violada y descuartizada por un reincidente aparentemente reinsertado, sin que nadie exija, cuando ello acontece, prohibir los coches o fusilar a los ropones que conceden libertades condicionales amparándose en aquella máxima de Concepción Arenal que consiste en compadecer al delincuente a la par que se aprieta el culo. La vida es un drama que puede finalizar de muchas formas, casi todas estúpidas, así que, mientras dure, bueno es ir preparado, y no sólo de valor, por si alguien, chorizo o gobernante, intenta invadir tu hacienda o esquilmar tu bolsillo.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Punjab







Ni Québec, ni Croacia, ni las repúblicas bálticas. Ni siquiera la belicosa y levantisca Escocia de William Wallace, ni la bucólica Suiza de verdes praderías y sucursales bancarias de Lombard & Odier. El espejo donde se miran nuestros sueños de emancipación nacional es el Punjab, siempre a la greña soberanista contra la Unión India. Los punjabíes nos estrechan fraternalmente entre sus brazos para vendernos sus berzas. Recuerdo un verso prestado de mi amigo Tolerancio, infelicísimo poeta, que dice: ¿Qué es el campo del honor?  Aquel donde crecen las berzas galantes. ¿Es simple mercadotecnia hortícola para suplicar la integración a través de un kilo de tomates? No, insospechados vínculos, recios como los tallos de un manojo de puerros, con el aroma fragante de las hojas de apio, y dulces como un jugoso melón, unen de manera indisoluble a ambos pueblos irredentos en su procelosa travesía hacia la plenitud nacional.   Catalanes y sijs cambiaremos barretinas por turbantes, nuestras pubillas por sus bayaderas, y nos comeremos, en una fusión gastronómica imbuida del más conmovedor multiculturalismo, unos canelones al curry para sellar un pacto de lealtad eterna.  Pie de foto: Las causas nacionales del Punjab y de Cataluña unidas por un pimiento. 

(*) Fotografías cedidas por Tolerancio, reportero autorizado de esta nuestra Legión de los condenados.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Quiero ser tu amigo


Aunque la justicia es lenta y carece de medios suficientes, suele llegar a sus objetivos, al menos de manera formal, si bien a veces es necesario hacer reajustes que no dañen la imprescindible liturgia de ese poder del Estado. Ahora que una de las tramas del Caso Palau se acerca-por fin-hacia su enjuiciamiento, surge de manera fatal e irreversible la trama de afectos de Félix Millet: dos de los magistrados que iban a juzgar al gran conseguidor catalán se retiran por amistad con los imputados. Se entra, pues, en una fase procesal apasionante, ya que habrá que ver si moviendo el banquillo, y no el de los acusados, encontramos ropones que no conozcan, estimen o aprecien, de manera directa o indirecta, a Millet y compañía. Un veranero compartido, una relación de amable vecindad o cualquier otro eufemismo valen para abstenerse de tener que pasar por el trago de meterle un carro de años a ese apestado con el que tantas risas echamos y al que tanto debemos.

Porque muchas cosas podrán escupirse a la cara de Don Félix, pero nadie le podrá negar el mérito de haber sido el precursor de esas querencias que dan brillo a  redes sociales tipo Facebook o Twitter,  clubes virtuales de amigos donde la gente se lanza sin paracaídas a la búsqueda de una bonita relación. ¿Quieres ser mi amigo? Porque yo quiero ser tu amigo. Un perfil con miles  y miles de seguidores que guardaban cola con la finalidad de obtener un favor, un apaño, enchufe o chanchullo que no dejase más rastro que el mínimamente aceptado en esta tierra de fariseos que cree que  guarras y puercas moran siempre en la horrible Meseta. Aunque para abstención, por amistad íntima, la que ha tenido en esta historia la prensa y los políticos del régimen, los mismos que ahora bloquean-sic transit..-al que tanto mendigaron su amistad.

martes, 11 de diciembre de 2012

Todo por la fe


Primero amenazó con la posibilidad de que los notarios pudiesen casar, y por aquello de que quien puede lo más, puede lo menos, también divorciar; ahora, una vez aprobado el tasazo judicial, el inefable Gallardón amenaza con privatizar el Registro Civil en beneficio-no del pueblo, que para algo son el Partido Peronista-sino de los registradores de la propiedad y mercantiles, que andan tiesos desde que el ladrillo de Aznar-España iba bien-se vino abajo con estrépito ante las narices de Zapatero y el tuerto Solbes.

Como lo tener que pagar por sacar partidas de nacimiento, defunción o matrimonio queda bastante claro, ya sólo falta por saber si esos trámites llevarán IVA o no, que andan Montoro al acecho con una recaudación que al final sólo sirve para seguir financiando a esos chorizos de los taifas que vacilan una y otra vez con no cumplir con los objetivos de déficit, sabedores de que este profesor Bacterio de la hacienda pública no tiene media hostia física ni tampoco dialéctica.

Si este nuevo palo para el justiciable sale adelante, que saldrá, algunos funcionarios de esos registros civiles deberán dedicarse a otras tareas dentro del juzgado. Pienso ahora en las siempre simpáticas funcionarias del Registro Civil del juzgado que hay junto a mi casa, que llevan una viga gozosa con desayuno sin prisas y aperitivo diario a la una del mediodía en el bar de mi amigo Carlos, sufrido contribuyente que capeó como pudo la ley del tabaco desconociendo que todavía debía lidiar con un ganado tan malo como este Gallardón. Le dejo que blasfeme contra una casta peronista que rapiña sin piedad, apuro mi cerveza y me marcho sin atreverme a decirle que cualquier día esta gentuza se cargan el sistema de módulos.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Canciones populares



Una de mis canciones predilectas es La casa del sol naciente, magistralmente interpretada por The Animals y la voz desgarradora de Eric Burdon. Me acordé de ella, tratándose de una canción  tradicional americana, el pasado sábado mientras asistía a un festival musical en el que participaba mi hija; allí, entre un amplio repertorio y con los niños como protagonistas, se interpretaron un montón de canciones, algunas de ellas populares. Un folleto explicativo que se repartió al inicio del acto daba cuenta de los temas, autores e intérpretes. Como nota curiosa llamaba la atención la claridad con que el folleto explicaba si una canción popular era catalana; por contra, Los peces en el río era popular a secas y no española.

Mucho se ha hablado de la perversión y manipulación del lenguaje por parte del nacionalismo, retórico sería extenderse en ello, y esta anécdota, con la infancia como destinataria del mensaje retorcido, es muestra cabal de ello. Causa hilaridad que los nacionalistas catalanes vuelvan a clamar-¡otra vez!-contra un borrador de ley educativa que no es más que eso, un borrador, quizá un rumor fabricado para mayor gloria de un ministro que, como era de esperar en el representante de un gobierno con escasa querencia por la batalla, poco ha tardado en recular. Así pues, no padezcan los guardianes de las esencias patrias ni los turiferarios del régimen catalán: no llegará la sangre al río. Ni tampoco los peces.

jueves, 6 de diciembre de 2012

Babel catalana



Visto el compendio de razas-o etnias, no sé-con que nos obsequiaba ayer la portada de un panfleto generosamente subvencionado, bien podría parecer que la prensa del régimen apuesta por una escuela catalana basada en la variedad. Nada más alejado de la realidad: otro canto a la inmersión lingüística, a la integración escolar, según ellos. Un mantra clásico del nacionalismo es aquél que establece que los derechos son de los territorios; para el panfleto, también son de las escuelas. ¿Y el cheque escolar? No hay dinero: Espanya ens roba.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

El problema



Los políticos se han convertido en un problema.

José María  Aznar, politólogo

Pese a que manifiesta una y otra vez que no tiene melancolía del poder, Aznar aprovecha el lanzamiento de sus memorias para meterse en las arenas siempre movedizas de la política; y qué, si no, es la política que la búsqueda  y conquista del poder a cualquier precio y en cualquier momento y situación. ¿Y la cultura de la dimisión? Quia: aquello quedó circunscrito a una frase: Váyase, Señor, González, váyase.

lunes, 3 de diciembre de 2012

El partido de vuelta



La entrada de la CUP en el parlamento catalán tiene algo de justicia poética: quién no recuerda aquella gloriosa jornada, hace algo más de un año, que supuso el intento de asalto a esa institución. Una masa perroflautesca enfurecida obligó a Artur Mas a subirse a un helicóptero para entrar en la sede de la soberanía popular. Cómo olvidar a ese diputado de CiU que pedía auxilio insistentemente, o al amigo López Tena rodeado y con el aliento de un montón de indignados en el cogote. Repasar el vídeo y echar unas risas es todo lo mismo.

Es indudable que detrás de aquella algarada se parapetaba mucho votante futuro de esta Candidatura de Unidad Popular que ahora deja sin escaño a los pijos de Solidaritat: el pañuelo palestino desaloja al traje gris del notario, el siempre fresco after shave sucumbe ante las barbas a lo Sánchez Gordillo. Días inolvidables se avecinan con propuestas cuperas como el cese inmediato de todos los desahucios, aunque para desahucio y lanzamiento el que ha tenido el amigo Tena tras el partido de vuelta de aquella eliminatoria. Lo dicho, justicia poética.

viernes, 30 de noviembre de 2012

Pleitos tengas y los pagues



Con el ansia de protagonismo que le caracteriza, el ministro del ramo ha decidido sanear la justicia con una ley de tasas que tendrá como máximos beneficiarios a poderosos y morosos y toda clase de incumplidores. Estaba cantado que un personaje tan arrogante como este sujeto debía pasar a la posteridad por una ley que fuese más o menos revolucionaria, y ésta lo es, tanto que ha puesto en su contra a partidos políticos y ciudadanos y operadores jurídicos. Ya será imposible llevar a los juzgados contencioso administrativos a los sinvergüenzas que llenan las maltrechas carreteras españolas de esos simpáticos radares.

Nos dice el ministro que la ley servirá para racionalizar la administración de justicia y dotarla de más y mejores medios, sin que esto garantice, se deduce fácilmente, que los funcionarios mejoren su salario ni recuperen los días de asuntos propios. Enorme optimismo que no osaremos poner en duda, y así, armados de optimismo  y  expectación, esperamos que al menos sirva para que tengamos mejores jueces-más no, que con este hachazo no serán necesarios muchos árbitros para tan pocos pleitos-y no asistamos a espectáculos tan penosos como el ofrecido por la Audiencia Nacional con la suelta obligada de los cabecillas de la mafia china.

Si con la reforma laboral echaron abajo la obra social del franquismo, con esta ley de tasas resucitan aquellas pólizas que despachaban los estancos cuando fumar era un vicio y no un lujo: esquizofrenia de un gobierno a la deriva que hasta ahora no ha empatado con nadie. Aunque para lujo, y siempre que están disponibles los impresos normalizados, pleitear a partir de ahora, o al menos hasta que el máximo intérprete de la norma fundamental se pronuncie sobre la constitucionalidad de la broma, algo que será-según costumbre inveterada de la casa-al cabo de unos cuantos años. Tal vez para entonces, y mientras la mayoría de españoles gozan del beneficio de pobreza, el ministro y su soberbia estén retirados de la vida pública.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Memorias de un desmemoriado



Aznar ha presentado un libro de memorias que amenaza con al menos una secuela, y como sabemos que el personaje tiene unos cuantos hijos, bien se puede decir que sólo le falta, si no lo ha hecho ya, plantar un arbolito. Apasionante vida la de un hombre que no sólo ha sabido colocarse bien tras la política sino que ha hecho lo propio con su esposa, por no hablar de la refundación de un partido que dejó atrás la derecha para lanzarse a ese centro que no es de nadie pero es de todos.

En la presentación de la obra, ejerciendo como maestro de ceremonias uno de esos periodistas de cámara tan dados al baño y masaje, Don José María hizo un repaso a unas cuantas cuestiones que a juicio de muchos, entre los que me incluyo, son irrelevantes a estas alturas de la película: por qué eligió para la sucesión a Mariano cuando había otros más capacitados, sus pactos-no consta que por allí andase Vidal Quadras para darle las gracias en nombre de muchos catalanes-con los fenicios nacionalistas en la primera legislatura, o el atentado de ETA que casi le cuesta la vida y que se llevó por delante a una pobre mujer que por allí pasaba. Melancolía retrospectiva que no mueve molino pero que garantiza miles de ventas entre una parroquia poco dada a la crítica, reacia al más mínimo capón simbólico al que lloran como se hacía con aquel Ausente.

Mucho me temo, y quizá me quede con la duda, pues no compraré el libro ni tampoco lo leeré prestado, que no hablará de su maravillosa política en materia de inmigración, cuando a costa de la burbuja inmobiliaria, gran política económica de la que ahora recogemos los frutos, llenó España de mano de obra barata y nada cualificada sobre la que cimentó aquella estupidez del España va bien, leyenda gloriosa como pocas en la historia nacional. Víctima de un ataque de progresismo, como ya sucedió con la Ley de Menor, modificó la legislación sobre extranjería y decidió tener  manga ancha con los reagrupamientos familiares, como si las parientas y vástagos de esos peones fuesen a poner muchos ladrillos. Caballo de Troya, en fin, del que después se ha quejado Don José María por activa y pasiva en bien remunerados artículos cuando se ha referido al terrorismo islamista y su presencia en España. Mala conciencia, tal vez, que le lleva ahora a pedir que Israel entre en la OTAN. Petición nada extravagante, pues sabido es que los equipos de ese Estado juegan competiciones europeas de fútbol y baloncesto y sus cantantes desafinan en Eurovisión tanto o más que un belga o alemán.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Cuatro apuntes y una despedida


Tras las elecciones catalanas, y salvando el éxito enorme-mala suerte, Marhuenda-de Ciudadanos, perfectamente puede decirse que la vida sigue igual: mayoría nacionalista en el parlamento, un PP pop que sigue sin engañar a muchos más de los que engañó hace tiempo y una bancada socialista que sigue en caída libre a la espera de una refundación que nadie se atreve a liderar. Pinchazo histórico de Mas, bien por las cuentas suizas, bien por el miedo que ciertas aventuras generan en un electorado demasiado aburguesado.

Adiós, y quizá esto sea lo más significativo en el freak patrio, a esa folclórica de la política llamada Alfons López Tena, un valenciano afincado en Catatònia cuya locuacidad ha dado los mayores momentos de gloria de esta corta legislatura. Con ese fanatismo del converso a lo Justo Molinero y su aura de hombre de mucho ambiente, el amigo López, notario de profesión, ha podido dar fe de lo aburrido que resulta el parlamento para todos aquellos que no forman parte de esa casta política que lleva toda la vida viviendo del presupuesto. Cada intervención suya era garantía de bronca segura; cada silencio un alivio para sus morigeradas señorías.

Llegó de la mano de Laporta, otro tipo de oronda barriga, y se va con un zarpazo de los jóvenes más airados, pobres analfabetos que ignoran todas las leyes que López Tena tuvo que meterse entre pecho y espalda para sacar la oposición. Vencido y sin escaño y obligado a dejar paso a los perroflautas de la CUP, nos dice ahora que Catatònia ha optado por su propia extinción, que de paso es la misma que la del amigo Alfons. Pues nada, a las penas, puñaladas...y que ponga la música Justo Molinero.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Jornada de reflexión



Catatònia de dispone a votar, que es el derecho que ejerce la plebe cada cierto tiempo como compensación al pago-más o menos voluntario-de impuestos, tasas, contribuciones, arbitrios y otras chorizadas. Los mudos, descreídos ciudadanos y posiblemente los más listos, sabedores de la descomunal estafa que estos comicios suponen, aprovecharán el día para otros quehaceres más gratificantes. Los ciegos, indiferentes a esa corrupción generalizada que constituye el auténtico hecho diferencial patrio y sin otra mano con la que taparse la nariz, darán su voto a los seguros vencedores ignorando hasta dónde llegará esta deriva que tanto emociona. Por último, los sordos, bienintencionados en su ignorancia y armados de un voluntarismo infantil, acudirán a las urnas con la convicción de que su voto podrá frenar un delirio generalizado. En cualquier caso, el lunes todos comprobarán que la vida sigue igual.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Kafka era español



En un país donde un elevado número de diputados pierden sus cacharritos electrónicos, y dicen que les han sido robados, es normal que un juez estúpido encargue la investigación sobre la corrupción de un partido a la policía...de ese partido. Se trata del mismo país donde un ministro del interior pierde el culo por dar la blanca a un terrorista irredento y luego abre una investigación para empapelar a los funcionarios que filtran a la prensa un informe o borrador sobre una gigantesca trama de corrupción.  Ese ministro no es otro que aquél que alababa las bondades de la inmersión lingüística en Catatònia, el máximo valedor de la candidata de su partido en esa región, aquella histriónica que confesaba sin rubor que reñía a su hijo de tres años si hablaba en español.

Y así, mientras recoge otra pasta del Estado del que se quiere independizar, o solicita algún indulto generoso para los corruptos de su partido, se queja Mas de la indefensión que le provocan las informaciones que airea un diario, cómo no, de Madrid, y nos viene a decir que se siente como una especie de Josef K. abandonado a su suerte y sin poder ver los papeles que reflejan las acusaciones que sobre él pesan. Esta España, en fin, o lo que de ella queda tras una brutal metamorfosis, es hoy un gran proceso kafkiano que ya sólo puede ser reconducido por el ministro de justicia-un pedante para el que el ciudadano no es más que una asquerosa cucaracha-y sus brutales tasas judiciales. Pleitos tengas... 

martes, 20 de noviembre de 2012

20-N: Balance



Se cumple un año del triunfo electoral de Mariano Rajoy y su Popular Partido. Hora de hacer balance. Habrá opiniones para todos los gustos, y en especial sobre sus decisiones económicas, pero algunos, por aquello de los principios, imprescindibles en política, nos quedamos con esta imagen.

lunes, 19 de noviembre de 2012

La estupidez y el crimen


Hace unos días hablaba sobre esa no tan nueva profesión-aunque para mí fue todo un hallazgo-de monitor de comedor y el adoctrinamiento  que ejercen sobre los infantes, al menos en este Ostfront siempre en estado de ebullición. Volví a pasar por el mismo colegio donde los descubrí y puede observar otra tierna escena en el patio: unos niños, posiblemente tras la comida con esos monitores, coreaban la musiquilla de moda en Catatònia: in-inde-independència. Me eché a reír mientras recordaba un pasaje de un buen artículo de Jon Juaristi que lleva por título Cuando la estupidez precede al crimen, publicado en Papeles de Ermua, aunque juraría haberlo leído antes en su libro de memorias Cambio de destino, obra que no tengo a mano en este momento para hacer la pertinente consulta. En cualquier caso, su ubicación exacta es lo de menos, porque lo importante es su rabiosa actualidad-esa obscena manipulación de la infancia-y su perfecta sintonía con una escena como la de esos niños, muchos de ellos hijos de nuevos catalanes, en el patio de las consignas:

Visto desde el presente, el caso de la ikastola de Sopelana se me aparece como una metáfora en miniatura de la historia reciente del País Vasco, con sus limpiezas étnicas e ideológicas. De los seis alumnos que tuve durante aquel curso, uno terminó en ETA. En la cárcel, Joseba se acogió a la vía de reinserción. No creo que su vida en Sopelana, desde entonces, haya sido muy agradable, pero quién sabe. Los hijos de Lander Gallastegui y Paule Sodupe estaban aún en los cursos de preescolar. Eran unos críos encantadores. Sus profesoras solían enseñarme los dibujos de alguno de ellos, que representaban siempre la misma escena: aviones con ikurriñas en la cola y en las alas bombardeaban barcos de la marina española

Una de esos críos encantadores era Irantzu Gallastegui, condenada por el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco entre otras hazañas.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Por qué soy de izquierdas



Si algo hay más obsceno que una campaña electoral, eso es una campaña electoral en Catatònia. El amigo Joanet Herrera nos viene a resumir con un titular de impacto por qué se hizo de izquierdas desde la más tierna infancia: porque le robaban los cinco duros para la merienda cada semana. Tampoco constituye ninguna novedad: uno se hace de izquierdas por resentimiento social o por haber padecido un trauma. En el caso de Joanet está claro, según propia confesión, que hubo un trauma que marcó su vida: el robo del dinero para la merienda. Eran  años duros en Nou Barris y a Joanet lo dejaban sin el bollycao o equivalente los malos del barrio, gentes como el Peseta, que vendría a ser una versión catalana  del Nelson de los Simpson, chico descarriado al que su padre abandonó y que tiene como madre a una prostituta de poca monta. Conmovedor.

No ofrece más detalles, quizá porque sea innecesario, pero es fácil intuir que tras esos robos, y dada esa conciencia de clase que en él ya se estaba moldeando, Joanet agachaba la cabeza para recibir una colleja, entonaba la máxima socialdemócrata-odia el delito y compadece al delincuente-y procedía a comerse los mocos, que a falta de pan, buenas son tortas. Y es que Joanet perdonaba al Peseta y a todos los malos del barrio porque los veía como el producto típico de un sistema, el capitalista, que años después permite a tipos como Joanet vivir de puta madre siendo comunistas. ¿Y qué fue del Peseta y otros gamberros de aquella época? Nada sabemos y nada se nos cuenta, pero es fácil intuir que, aun armados de resentimiento social pero desprovistos de compromiso social y vocación política, acabarían en el arroyo. Y sin merienda.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

La cosa


Tenía pensado escribir sobre otra cosa, un episodio más del Ostfront, pero me he levantado con el pie izquierdo y no tengo más remedio que meterme en el fango del fútbol, así que hablaré de otra Cosa, pues eso, la Cosa, es la que se ha montado con un jugador del Bilbao a su llegada a la selección. Ya piden la cabeza de Vicente del Bosque-un señor que siendo de Salamanca tiene el cuajo  de publicitar productos contra el colesterol-por llevar  a la selección  a un futbolista que dice que están allí para representar...a una cosa, soslayando de esta guisa la palabra España. Acabáramos.

Cuatro años de éxitos con la Roja de los cojones, en boca de príncipes y  plebeyos, y ahora nos rasgamos las vestiduras porque un fulano habla de la Cosa. Ni huelga general ni hostias en vinagre, ahora preocupa la Cosa. Mutatis mutandi con la celebridad de aquel patriota asesinado, más vale una España Cosa que una España Roja. Y ahora, a trabajar: qué Cosa.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Lanzamiento



Poco a poco, como un goteo incesante, van aumentado los suicidios ante la amenaza más que real, inminente e ineludible cuando la comisión judicial llama a la puerta del desgraciado de turno, del desahucio por impago de una  hipoteca. Cuando el legislador acuñó el término lanzamiento para referirse a este drama no podía imaginar que en un futuro lejano rozaría con la yema de sus dedos la gloria eterna del lenguaje más certero, ese que aúna la palabra y la realidad social imperante en cada momento. Y así, en esta Expaña que como gato panza arriba se resiste al efecto Mariano, la gente se lanza por la ventana con la vana esperanza de quitarse del medio y acabar con una perra existencia que no se desea ni al peor de los enemigos. Craso error: si sus herederos no aceptan la herencia a beneficio de inventario, y los notarios-tiesos como la mojama-cada vez asesoran menos, cargarán con lo que quede de la deuda del finado una vez llevada la vivienda a las cuentas del banco malo.

Pero las desgracias nunca vienen solas, y en este caso lo hacen de la mano de la obscenidad de la política, y ya están las dos grandes mafias del país estudiando cómo pescar en este río revuelto de la miseria nacional y la muerte por causas poco naturales. Hace unos años, cuando esta crisis asomaba unas fauces que sólo veía Manuel Pizarro, y en un club de mus, conocí a un procurador de los tribunales al servicio de un banco que se vanagloriaba de la pasta que estaba ganado, y la que iba a ganar, con las ejecuciones hipotecarias. Me  pareció asqueroso y miserable, y soy de los que piensa que cada uno se gana la vida como buenamente puede y según su leal saber y entender, ya sea como chapero, político o futbolista; tan asqueroso y miserable como estas Sorayas que ahora buscan poner remedio a lo que ellas mismas y su casta y estirpe han ido alimentando durante años y años.  

Dicen algunos que la solución a estos dramas, y al modo de algún país con una ley hipotecaria más racional y generosa con los deudores, está en la dación en pago. Ninguna novedad: pese a la melosa propaganda del Banco de Sabadell y sus estólidos famosillos a los que apetece fusilar al amanecer tras haberlos cosido a collejas, cajas y bancos llevan toda su vida con una dación: la dación por el culo.

viernes, 9 de noviembre de 2012

Què fas, Pauet?


Por Tolerancio

Tolerancio, en cumplimiento de la normativa vigente que obliga a los cónyuges a compartir el 50% de las tareas domésticas, procede a mediodía, minuto arriba minuto abajo, a tender la ropa. Abre la ventana que da a un patio de vecinos amplio, irregular, prueba del urbanismo caótico, fractal, de esa zona de Pueblo Seco.

Desde su ventana, en ángulo, se divisa un centro escolar situado en la calle Tamarit nº 78, entre calle Lérida y Paralelo. Dicho centro se llama, según se lee en un letrero de colorines instalado en la fachada, Escola d’Educació infantil Jesús i Maria. Hasta Tolerancio, asomado a la ventana, llega el bullicio de los peques correteando por el patio. No les presta atención.

Pero en esas que una monitora larga un estruendoso alarido: ¡Pau!... Al punto intuye Tolerancio que algún mocoso la ha liado parda y que la monitora o bien reclama paz o bien pretende amonestar a Pau (Pablo).

Tolerancio ve a un renacuajo de 5 o 6 años atravesando como una centella la porción de patio de la escuela que no tapan los edificios colindantes. Apenas un par de segundos más tarde una monitora sigue la fulgurante estela del galopín, con una carrera torpe y trotona, profiriendo con desesperación el mismo alarido: ¡Pauuuuuu!

Tolerancio deduce, con toda la cautela que impone la distancia, un centenar de metros, que la vociferante monitora no es una chica joven sino una educadora veterana, uniformada con su bata blanca.

El grito siguiente da una pista del motivo de ese pintoresco cuadro escénico y de la enormidad de la travesura perpetrada por esa insolente bestezuela.

-Pau… Fes el favor de no parlar-me en castellà! (¡Pau, no me hables en castellano!)

Acabáramos. Ya conocemos el por qué de esas carreras, de esa alocada persecución por el patio. Ese minúsculo vándalo, ese aprendiz de gamberro, no pudo maquinar nada peor. No ahorcó a un gato, no… ni disparó granitos de arroz contra nucas ajenas soplando el tubo de un bolígrafo Bic a modo de cerbatana. A ese pendejo de Pau no se le ocurrió trastada más abominable que hablarle en castellano a la monitora… comprensiblemente disgustada, pobre mujer.

Aunque el de Pau es un nombre en catalán, no sabemos si su lengua materna es el catalán o el español, pues no son pocos los catalanes castellanohablantes que han asumido que deben poner nombres en catalán a sus hijos para integrarlos más fácilmente en el ámbito educativo y en el sistema, por así decir, para no ser señalados como charnegos apestosos.

En todo caso sabemos que Pau se maneja en ambos idiomas… pero el muy  pillo sospecha que hablarle en castellano a la monitora, la saca de sus casillas. Monitora o profesora o lo que quiera que sea esa especie de bruja con bata que actúa como celadora lingüística en el patio, de grado o a la fuerza, pero lo hace y con eso basta. Si la monitora-bruja larga irritada un fes el favor, denota que el chico ya lo ha hecho con anterioridad. Pau es un micro-criminal lingüístico reincidente.

Tolerancio simpatizó al instante con ese forajido, con ese outsider de parvulario… ¡Corre, corre Pau, que no te atrape nunca esa bruja mala… corre, chico, corre… corre hacia la libertad!

Pau sabe que en el cole no debe hablar ese idioma. Que dentro del aula no hay palabras en castellano para designar colores, no hay palabras para decir ardilla, nube o arco iris, o para los números que ya ha aprendido a contar con los dedos. Porque hablar ese idioma está feo, es caca. No sabemos si esa lengua es la suya propia… (como el catalán es la lengua propia o materna delsonderkommando Montilla según afirma el interfecto en todas sus alocuciones)… en la que piensa, en la que urde sus travesuras o juega o discute con sus amigos, en la que sueña, en la que habla con sus papás o sus abuelos, pero sí sabemos que la conoce… e intuye Pau que a esa lengua, por una de esas cosas incomprensibles de las personas mayores, la odian sus educadores. Para Pau, a su tierna edad, no hay mayor desafío a la autoridad constituida que hablar en español a su monitora.

Meses atrás leímos en la prensa que muchos alumnos catalanes traducen en las aulas las explicaciones del profesor para adiestrar idiomáticamente a sus condiscípulos, muchos de ellos hijos de inmigrantes, y facilitarles de ese modo la asimilación de algunos contenidos docentes. Es un gesto compasivo y la prueba irrefutable de nuestro esquizoide sistema educativo.

Muchos de esos chicos metidos a traductores adoptarán mañana las tesis inmersionistas y, una vez adultos, serán reclutados por losnormalizadores y sus criados de librea como el presidente Montilla o el llorado Pepe Rubianes. Otros acaso, los menos quizá… amarán la libertad como solo puede amarse… con el alma desgarrada. Pues nada duele más que la servidumbre voluntaria, masiva, cuando la libertad es posible y no la mantienen cautiva y aherrojada las bayonetas.  

Tolerancio se pregunta… ¿qué rumbo, qué derrota tomará la vida de ese polvorilla de Pau que habla, el muy osado, el idioma nauseabundo y degradado de los pordioseros, de los basurillas, de los yonquis, de las chachas, de las putas y de los travestis? ¿Será otro catalanista más sumergido en el aborregado clamor patrio, hipnótico, de la muchedumbre estupidizada… o será un hombre digno de ser libre, un hombre que, como hoy, correrá en pos de la libertad?

Tolerancio te abraza, Pau, en la distancia y te bendice. Qué contrariedad, embelesado y algo abatido, Tolerancio ve impotente como se le escabulle un calcetín y cae al vacío desde el tendedero

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Manifiéstate


Los abajofirmantes... España se manifiesta, lo que tampoco es nada nuevo, y si no, que le pregunten a la delegada del gobierno en Madrid, que anda la pobre desquiciada con tanta manifestación, concentración y protesta generalizada en una ciudad colapsada día tras día y hasta en fiestas de guardar.

Dos manifiestos circulan a la vez para denunciar el intento secesionista de la Cataluña de Artur Mas y el millón y medio, dicen, de la última Diada: uno, promocionado por Pravda, aboga por una suerte de federación de naciones ibéricas, lo que recuerda mucho a la FAI de la guerra, y lleva la firma de lo más granado de la progresía; el otro, más unionista, busca hermanar a izquierda y derecha bajo las maravillas de la Constitución vigente. 

Este segundo-renuncio a opinar del primero por venir de la mano del clan de la Zeja-tiene su miga, pues principia proclamando una lealtad sin fisuras a la norma fundamental, lo que a mi juicio excluye de su firma o mera simpatía a todos aquellos que se ciscan en ella por considerarla la causante principal de estos lodos. Continúan muy ufanos los abajofirmantes proclamándose herederos de las tradiciones liberal y socialdemócrata, garantía, entre otras cosas, del progreso económico. Curioso, porque el liberalismo es desconocido en España-el PP oye hablar de él y se acuerda de la bicha Jiménez Losantos-y la socialdemocracia, vieja conocida y la que más ha gobernado desde la marcha de Paco, nos ha hundido en la peor crisis de los tiempos.

Lo que sigue es un reconocimiento sentimentaloide a la grandeza de Cataluña, quizá por aquello de amortiguar el desafecto que tan poco pudor exhiben las plañideras nacionalistas, y un ruego al esfuerzo común de todos,como aquel yes, we can de Obama, para salir del pozo. Se cierra, en fin, la proclama con una invocación a la legalidad vigente, lo que da una idea del punto en el que nos hallamos y del que ya veremos quién nos saca: ¿se dirigen por ventura los abajofirmantes al señor Mas o al Fiscal General del Estado?

Parafraseando a los abajofirmantes en su emocinado y emocionante epílogo,, apelemos a la cordura, la responsabilidad y la prudencia y dejemos estas zarandajas retóricas para las tertulias de radio y televisión, espacios donde al menos siempre nos quedará el consuelo del zapping, invento anglosajón que sí constituye un auténtico ejercicio de responsabilidad y libertad.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Ana Carrillo


Por Tolerancio


Ahora sé por qué dedicar calles a los asesinos de ETA no goza de las simpatías de una parte de nuestros representantes políticos: porque no matan lo suficiente. Sus víctimas mortales no llegan a mil.

Cierto que, como el ayuntamiento de Madrid respecto de Santiago Carrillo, algunos municipios de Vascongadas, Navarra y Cataluña, han pretendido agasajar a terroristas de distinto pelaje, pero entonces la Fiscalía ha actuado de oficio o a requerimiento de las asociaciones de víctimas, esas lloronas insoportables, Oyarzábal dixit.

Hay quién dice que Carrillo no participó personalmente en la masacre de Paracuellos contra miles de personas desarmadas, no combatientes (no obstante, como casi todo es opinable hay quien dice que sí cooperó con sus propias manos y más allá del mero diseño logístico). Razonaremos interesadamente, en beneficio del finado y de nuestro relato, que no lo hiciera. Eso le distinguiría de los etarras que, para ser dirigentes de la banda y recibir el póstumo homenaje de una placa callejera tuvieron que echar los dientes en el crimen mediante el rito iniciático del tiro en la nuca o del bombazo destripador. En ETA para ser fraile primero hay que ser cocinero, pero de la escuela deconstructiva, no de recetas, si no de vidas.

Ana Botella le ha dedicado una calle a Carrillo porque ha querido. Nadie le ha obligado. Su negativa se habría entendido perfectamente. Luego si lo ha hecho es porque le gusta. No en el sentido de que la fastuosa obra criminal del dirigente comunista le complace estéticamente como la audición de una misa barroca de Bach. Es peor aún: íntimamente le fascina. La alcaldesa nos recuerda a esas monjas de La leyenda del César visionario de Umbral que se cuelan en sórdidos calabozos de la retaguardia nacional para consolar las fatídicas horas de los presos republicanos, ofreciéndose, en su infinita misericordia, al carnal alivio de los penados.

Amar a los criminales en su maldad infinita porque son criaturas de Dios descarriadas. Y la grandeza de nuestros sentimientos se templa en la generosidad con el individuo tocado por el halo maligno de las tinieblas. Ana Botella lo hace con ese temblor piadoso y traspasado de la beatería más sublime que implora al Altísimo para que le conceda la gloria del martirologio, con la renuncia de sí de un san Sebastián asaeteado por sus victimarios o de los primeros cristianos expulsados a latigazos de las catacumbas y arrojados a las arenas circenses para gaudio de leones hambrientos. Y entonar un Dios, perdónalos porque no saben lo que hacen y alcanzar de ese modo las etéreas cotas de la inmortalidad.

Ana Botella se paladea imaginando a los presos de las cárceles Modelo y Porlier trasladados al último páramo… al amanecer. Miradas perdidas, abrazos para confortarse, manos que pasan las cuentas de un rosario furtivo hurtado a la requisa. Neblina de madrugada. Los faros de los camiones. El humo del pitillo de uno de los verdugos. El clac del cerrojo de una tercerola Máuser, el olor a tierra removida a paladas. Uno desfallece. Otro le sostiene. Los seminaristas más jóvenes, chiquillos aún, lloran y llaman a sus madres con la voz quebrada. Las ráfagas. Los cuerpos se derrumban dentro de la zanja. Uno aún respira y la tierra de la sepultura troca el llanto y la sangre en un barro negruzco. Hace un frío que pela. Ana Botella lo ve, suspira, jadea… en un registro místico… querría subirse a un bucle temporal y aparecer entre los condenados para transmitirles confianza y aplomo en esa hora crítica… una heroína en medio de la desgracia… Y refusilar a los suyos.

Ana Botella quiere mirar a los ojos del mal y vencer en su colosal compasión… Ana Botella regresa incólume de los círculos infernales y cabalga a lomos de un blanco corcel y ondea, como su cabellera al viento, el estandarte de la doncella de Lorena. Su aliento es más puro e inconsútil tras hociquear con avidez en el negro y pestilente culo de la muerte.

En una calle de Madrid… 

sábado, 3 de noviembre de 2012

La larga marcha



Con la independencia se viviría mejor


Como decía El Butanito, somos notarios de la actualidad.

Qué pereza, con estos años y a este ritmo: mejor, y es ya toda una hazaña, nos quedamos como estamos.

No obstante, no es casual ese encuentro del President que recoge la noticia, anterior en pocos días a la presentación del programa electoral de su partido, donde se garantiza, y siempre ligado a un Estado propio, que los catalanes tendrán más esperanza de vida, gracias, entre otras cosas, a un descenso  notable de los accidentes de tráfico. Un derecho, en fin, a la felicidad. Como en aquellas viejas repúblicas del socialismo real donde todo lo malo estaba al otro lado, ni menos ni más.

miércoles, 31 de octubre de 2012

Otras profesiones


Reconozco que los tiempos que me han tocado vivir me desbordan sin mucha piedad y con pocos remilgos. Acabo de descubrir que existe una profesión nueva, al menos para mí: monitor de comedor.

Eran un grupo se seis o siete, tal vez ocho, mujeres y hombres de diferentes edades, que tomaban café junto a un colegio de la ciudad donde sobrevivo. Dada su estética perroflautesca, y algún comentario políticamente correcto sobre recortes y derecho a decidir que pude escuchar, deduje,con esa gracia del que se apunta un tanto, que eran profesores, esos que hoy enseñan asignaturas como Conocimiento del Medio, hostil añado yo. Mi señora me corrigió y me indicó que eran monitores de comedor y que de profesión nueva-dada mi insistencia en lo que consideraba un hallazgo-nada de nada.

Sorprende que en esta época de recortes-el colegio es público-exista esta egregia figura cuyo cometido no me queda demasiado claro: ¿obligan a los niños a dejar los platos limpios? ¿supervisan los menús para minorías étnicas o diabéticas? ¿amenizan el almuerzo con canciones al estilo cumbayá? ¿idiotizan a los niños con las bondades del camino a la independencia y las hazañas de Messi? Un misterio cuya resolución quizá requiera infiltrarse al estilo de aquel periodista alemán que se hacía pasar por turco en la Alemania de los años ochenta, tarea para la que mi cuerpo y espíritu ya no están preparados.

Pero tampoco hace falta jugar a los espías ni regalar el beneficio de la duda a todos aquellos que van de frente y hacen gala de su ortodoxia: viendo el pelaje inconfundible de estos monitores, su ética y estética, y la hormona de la idiotez con la que se forman y van creciendo los tiernos infantes a los que sirven el rancho, queda vacío de contenido por estéril el debate sobre la conveniencia o no de una castaña como Educación para la Ciudadanía. Y ya puede venir Wert, tipo muy poco de fiar por ser más tertuliano que ministro, con sus deseos de españolizar a los niños catalanes, que lo que se inculque en las aulas será barrido en el comedor.  

Coda: Cuando acabo estas líneas, un abogado en ejercicio me indica que una menor a la que defendió hace tiempo se está reinsertando con la obtención del título de monitora de comedor. Acabáramos. 

lunes, 29 de octubre de 2012

La maldad



Justo cuando Aznar se envuelve en la bandera nacional y sentencia que hay que reconstruir España desde los cimientos, aparece Sánchez Camacho y dice que nones, que nada hay que ordenar, salvo cuatro cosillas, y que el estado autonómico es lo mejor que han visto sus ojos, llegando a calificarlo-ella, que por edad no pudo votar la Constitución-de éxito colectivo. Así andan vascos y catalanes de contentos con la resaca de esa hazaña. No hay solución: desde que Pío Cabanillas acuño aquella humorada de cuerpo a tierra, que vienen los nuestros nunca se vio algo parecido. Aunque por aquellos tiempos de la UCD, y con Suárez a punto de salir por patas con el rabo entre las piernas, España era España y no sólo no se rompía sino que acojonaba al díscolo más pintado.

En un trance tan amargo, con una nación que pide, tal que el chistoso Alcoyano, cinco minutillos de prórroga para remontar la goleada, quisiera uno ser un poco condescendiente con una gente que cabalgando a lomos de un peronismo a la española se dirige hacia un abismo por todos conocido, pero resulta imposible, o al menos muy difícil, arar con bueyes como esta Camacho, que riñe a su hijo si habla español, o pagafantas al estilo Basagoiti&Oyarzábal, pareja circense que se resiste a una retirada que ya no resultaría decente pero sí gratificante. Porque no hay ética sin una cierta,  mínima estética, vino a decir Ortega Lara cuando dio el portazo tras olerse la tostada de aquel congreso de Bulgaria, capital Valencia.

Presos de la estulticia, son malos con avaricia, ocurriendo además-pues la tostada siempre cae por el lado de la mantequilla-que el transcurso del tiempo ha traído consigo un notable perjuicio estético: partiendo de aquella maciza Norma Duval hemos llegado a esta chiquita Soraya.


viernes, 26 de octubre de 2012

Necrológica


Hace un par de días fallecía Txomin Ziluaga, histórico dirigente y fundador de Herri Batasuna, una de las cabezas mejor amuebladas-dicen-de la izquierda abertzale, lo que tampoco es para tirar cohetes. Crítico con ETA tras la matanza de Hipercor, quizá por aquello de que no todos los muertos son iguales, abandonó la coalición por su propio pie, aunque más tarde sería expulsado y zarandeado de otros cargos bajo la acusación de traición. Fue profesor de ciencias políticas, lo que no es bueno ni malo, tal vez aburrido, y como buen vasco seguramente dominaría la cocina y el mus, aunque para la posteridad quedarán siempre aquellas palabras suyas, ya ha llovido, sobre el aborto:

En HB somos partidarios del aborto porque cada año lo hacen clandestinamente en Euskadi 3.000 mujeres en condiciones de salubridad tales, que peligra, no sólo la vida de la madre, sino también de la criatura.

Que la tierra le sea leve.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Imágenes



Tras su victoria electoral, salía un radiante Urkullu con la bandera de la gran Euskal Herria a su espalda, esa que contiene el escudo de Navarra junto al de los restantes territorios de la patria vasca. Nada nuevo bajo el sol, o como cantaba Julio Iglesias, la vida sigue igual. En la campaña de las generales Mariano le prometía a la presidenta de Navarra que una de sus primeras medidas sería suprimir la Disposición Transitoria Cuarta de la Constitución, la que posibilita la anexión de Navarra por el País Vasco, o una más o menos voluntaria adhesión de los navarros a esa Arcadia feliz y próspera del cupo carlista, concierto privilegiado con buena música de fondo.

Un año después de aquella promesa, con un País Vasco bajo la hegemonía nacionalista y una Cataluña metida en la senda del Estado propio, la citada disposición sigue transitando en su sitio y Mariano en el suyo, que no es otro que fumarse un puro balbuceando que lo importante es la economía y la creación de empleo, necio voluntarismo que queda con el culo al aire cada vez que se muestran las cifras macroeconómicas pero que ofrece una imagen de seriedad, de compromiso y trabajo que siempre glosará algún plumilla agradecido o tertuliano indocumentado, pensionados del régimen al estilo Marhuenda y Quevedo que recuerdan mucho a los músicos del Titanic.

Pero una imagen vale más que mil palabras, y junto a la bandera que lucía Urkullu queda también la cara de tonto útil de un petardo como Basagoiti ante la miseria de su propia existencia política, indiferente ante las pocas nueces que se recogen de un árbol machacado por ellos mismos. Aunque bien pensado y como réplica a esa sensación de que todo permanece igual, los genios de la calle Génova, aferrados a una Constitución quebrada pero de la que tanto maman, siempre dirán que los tiempos han cambiado y que ellos han sabido adaptarse, dejando como muestra de tal hazaña el nuevo logotipo del partido en Cataluña. Mientras, Navarra puede esperar; España, o lo que de ella queda, también.


lunes, 22 de octubre de 2012

Cataluña: nuevo Estado...de shock (y V)


Por Tolerancio


Bajo el balcón

Vigilia del 11 de septiembre de 2012. 23h 30’. Pueblo Seco, Barcelona.

Estoy mirando la tele repanchingado en el sofá del saloncito. Un chupito de ron y un pitillo. Mi señora se ha ido a la cama. Vencido por la pereza hago záping distraídamente… hasta que me sobresaltan los redobles de un tambor y el atiplado son de un instrumento de viento que no identifico y que podría ser una suerte de dulzaina o caramillo, qué sé yo.

Me asomo al balcón. Por la plaza Navas, rumbo al Paralelo, desfilan durante unos minutos docenas de personas que portan antorchas y banderas separatistas. Me pellizco las mejillas. Eso está pasando… es más, está pasando bajo mi balcón… No es una imagen hipnagógica, propia del sopor del duermevela donde se junta y confunde el onirismo y la realidad en un gurruño incomprensible… no. Sucede, es real.

Y recuerdo entonces unos carteles ricamente impresos pegados por todo el barrio anunciando una marcha nocturna de antorchas (marxa de torxes), pues el efecto escenográfico de una marcha diurna no sería el mismo. Los juramentados de la patria enlazan los barrios de Sants y de Pueblo Seco y concluirán su recorrido en la plaza del Molino, ante al emblemático cabaret.

Hay gente asomada a los balcones. Los vecinos de enfrente, dominicanos, los mismos que me chafan todas las siestas en fin de semana pinchando bachatas, merengues y cumbias a todo trapo, aplauden sandungueros a los nocturnos manifestantes, pensando que se trata de una charanga folclórica o de una agrupación de santería itinerante. Dicen para sus adentros: están chifletas estos rostros pálidos. Fumo el pitillo apoyado en la barandilla, en silencio. Los patriotas noctámbulos no reparan en mí.

Un escalofrío me sacude el espinazo. Es verdad que no marchan en compacta formación, golpeando el suelo acompasadamente con botas de caña alta, ni visten camisas pardas.  No parecen las SA. Pero pienso que mejor estarían en sus casas haciendo záping, leyendo un libro o replicando en la intimidad de su domicilio las proezas manuales de Olvido Hormigos, mi concejala favorita. Pero ahí los tienes, ondeando sus banderas e iluminando la noche sus antorchas con un cierto afán purificador, como de Auto de Fe. Son uno bajo las estrellas… bajo la estrella solitaria de su bandera.

Pretenden guiarnos de la oscuridad de las tinieblas a la luz del paraíso en la Tierra. Pienso que, llegado el caso, me tirarán de las orejas para seguir sus pasos y comulgar a la fuerza con su felicísimo mesianismo y si no lo hago… ay, de mí… esa misma antorcha podría prender una buena pira de leña amontonada bajo mis pies. Entre esos fulanos, sospecho, está el tipo que incluirá mi nombre en una lista. Y no le darán ni treinta monedas, pues no las valgo… y porque esas cosas hay quien las hace por gusto y gratis.     

viernes, 19 de octubre de 2012

Martxelo


Todo parece indicar, a perro flaco todo son pulgas, que el Tribunal de Estrasburgo le ha cogido el gustillo a zurrar la badana al Reino de España; así, tras casos como el de Otegi y alguna etarra disconforme con la doctrina Parot, llega el turno de Martxelo Otamendi, director de Egunkaria, allá por el año 2003, cuando fue detenido por pertenencia y colaboración con la banda armada. El palo sube a 20.000 pavos por daños morales y otros 4.000 por costas: miseria todavía para un Estado quebrado a punto de recibir un generoso cheque.

Entre las presuntas torturas y malos tratos no investigados, y denunciados por el amigo Martxelo, hay insultos homófobos. Terrorífico, sin duda. Brutal. Uno imagina el proceso de captación de jóvenes terroristas en los años de plomo y ve a un aspirante a gudari que pregunta por las consecuencias de una caída y recibe por respuesta un lacónico cuatro galletas y que te llamen maricón. Ante tan graves consecuencias, frente a tamaña tortura, es posible que hoy la secta etarra siguiese a lo suyo, dale que te pego con cientos de tíos calentando en la banda para saltar al monte en cualquier momento.

Ironías al margen, y siempre pensando en un hipotético recurso, que no sé si cabe ni tampoco me importa, y como consejo para los letrados que con tanta gallardía como escaso éxito defienden los intereses de España en una plaza tan hostil, debería alegarse que por aquellos años no estaba España, y mucho menos sus agentes de policía, bajo la gloriosa influencia del zapaterismo, el buen rollito y la lucha contra la homofobia. Y que siempre es mejor, señorías de Estrasburgo y amigo Martxelo,, pecar de palabra que de obra, que te rompan la moral a que te rompan el culo.

martes, 16 de octubre de 2012

Cataluña: nuevo Estado...de shock (IV)


Por Tolerancio


Por defecto...defectuoso

Para obtener una foto fija del delirio manicomial permanente que se ha instalado en Cataluña por obra y gracia de una burbuja identitaria inflada como un globo aerostático, de la psicopatología de masas… (imagínense la siguiente analogía zoológica: una jaula repleta de rijosos babuinos inyectados en metanfetamina cascándosela sin descanso y profiriendo aullidos estridulantes)… y de la cobardícola dejadez de los partidos mayoritarios, no es preciso recurrir a muy sesudos argumentos. Basta con pulsar el pálpito colectivo y enfocar la lupa de aumento sobre detalles en apariencia irrelevantes, pero que son fidedigno trasunto de la estupidez reinante y, valga la redundancia, de lo que SM el Rey, entre siesta y cacería proboscídea, llamó en acertada prosa abatimiento infecundo.

Por defecto… así lo describió Noelia (le atiende Noelia, dígame), la teleoperadora de Atención al Cliente de la compañía Endesa. Tras corregir, no sin esfuerzo, el importe erróneo de una factura abusiva, 564 € en lugar de los 30 € a que autorizaba la lectura del contador, insté a Noelia a que, en adelante, toda la documentación que me remitiera Endesa lo fuera en lengua española. Unas horas antes había recibido por correo unas disculpas redactadas en catalán.

La eficiente y simpatiquísima Noelia tomó nota, ella hablaba desde el centro directivo de la compañía en Madrid, y admitió que la política de Endesa consistía en contestar en catalán, por defecto, todas las reclamaciones tramitadas desde Barcelona.

Repliqué al punto que ése era un defecto… muy defectuoso, pues la lengua española es oficial, aún, en Cataluña, y es la lengua materna de más de la mitad de los catalanes. Que, en todo caso, siendo Endesa una compañía de ámbito nacional, debería dirigirse a sus clientes en la lengua común y, en todo caso, atender en otras lenguas cooficiales, vascuence, catalán, gallego o silbo gomero, a quienes así lo pidieran, pero no al revés. Le pregunté si Endesa había suscrito un convenio de colaboración con la Generalidad de Cataluña para actuar en calidad de comisariado lingüístico en el ámbito de la facturación eléctrica. Noelia, graciosamente, desmintió tal supuesto.   

Ese mismo día sintonicé por azar el parte meteo del informativo nocturno de TVE-1. De ese modo supe que, por efecto de un temporal, se registraron olas de no sé cuántos metros en el cabo de Matxitxaco. Así apareció en pantalla: ni Machichaco, como lo aprendí de niño, ni Matxitxako, con k en la última sílaba, sino un híbrido repugnante que ofendía a la vista: Ma-txi-txa-co… y era la TV pública que costeamos con nuestros impuestos. Ni en español ni en vascuence, ni pa ti ni pa mí, en una fea y lamentabilísima mezcolanza. Prueba irrebatible… ¿Quién da más?... de la falta de criterio y sustancia en esta España descabalada y cuyas costuras penden de un hilo (pese a estar más cohesionada que nunca, según ZP). En ese mismo mapa, de asimétrica toponimia, Gerona es Girona, pero Alicante no es Alacant, vale que Onteniente pasa a ser Ontinyent. No hay quien se aclare y yo soy la viudita del conde Laurel… 

sábado, 13 de octubre de 2012

Una vela a Dios...



Hay en este gobierno una querencia natural al turismo, que no viajar, pues gracias a Sánchez Dragó y sus andanzas por medio mundo ya sabemos que lo segundo es otra cosa más trabajada y menos prosaica. Si no hace mucho era Mariano el que se calzaba un puro en la Sexta Avenida tras alabar la alianza de civilizaciones de Zetaparo, no iban a ser menos las abogadas del Estado en excedencia que cortan el bacalao-guiso barato y habitual de Cuaresma-en un país que duda entre encomendarse a  San Juan de Ávila o a los editoriales de Marca-si los hubiere-para salir de esta crisis.

Preside este ejecutivo una suerte de café para todos que va mucho más allá del putiferio autonómico del que casi todos maman, un estar en misa y repicando que a nadie deja indiferente: así, el fervor religioso y enlutado que obliga a plantarse en la Roma eterna si se tercia va da la mano con salidas del armario tipo Oyarzábal en territorio Bildu, que ahora hay pax vobiscum para todo hijo de vecino y no se deben disimular los andares. Tal que definirse con empacho como liberal y promulgar leyes confiscatorias. He ahí la auténtica transversalidad que se fraguó en aquel congreso de Valencia, la que pone una vela a Dios  y otra al Diablo.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Cataluña: nuevo Estado de shock (III)


Por Tolerancio

Reyes catalanes

  
Una de las gansadas más fantásticas que hemos oído estos días turbulentos es la precisión que hizo Artur Mas (Arturo en Liechtenstein) sobre la jefatura del futuro Estado. Dijo que la Cataluña independiente del mañana no habría de ser, necesariamente, una república. Añadió que él no pensaba acaparar protagonismo llegado el momento (se conforma, eso dice, con guiar al pueblo exódico, cual un patriarca bíblico, hasta la Tierra Prometida).

Por fin, si prosperase la precisión artúrica, tras algunos precedentes históricos, pues hubo reyes catalanes de cuna que ciñeron la corona de Aragón, nos sacaríamos de la chistera una dinastía propia, aborigen, y coronaríamos una regia testa para nosotros solitos, ceremonia que oficiaría, en Montserrat o en Poblet, el cardenal arzobispo Martínez (Sistach) luciendo una abacial sonrisa.

Por tamaño, población y empatía a Mas y su trouppe les seduce la idea de una Cataluña como Holanda, Dinamarca, Suecia o Noruega, que son reinos y no repúblicas, pero también saben que, al poco de estallar la Guerra Civil los sans-coulottes, los milicianos en la retaguardia, profanaron las mortajas de lo más linajudos personajes de la Cataluña medieval enterrados en el monasterio de Ripoll, y que tan venerables osamentas acabaron zambullidas en las aguas del río Ter. Y que sobre toda dinastía que se precie pende siempre el damocleo contrapunto de una afilada cuchilla.

Leemos en una encuesta del diario El mundo que algo más del 80% de los catalanes se inclina por una República como forma de gobierno de proclamarse un estado soberano. Pero casi un 9% prefiere la monarquía. No sabemos si ese 9%, uno de cada diez, pizca más o menos, piensa en una suerte de jefatura de estado continuista, modelo Commenwealth, que tiene a Su Graciosa Majestad, la reina Isabel, como Jefa de Estado nominal en Australia y las islas Cook, pongamos por caso, y si ese segmento de la población se daría por satisfecho con un Joan Carles I de Catalunya o, en unos años, con un Felipe VI de España y Felip I de Catalunya, a imagen y semejanza de la fórmula carolina, Carlos I de España y V de Alemania.  

Pero hay otras soluciones. Proponemos una lista abierta de candidatos a vestir la capa de armiño:

-El conde de Godó, grande de España, y enorme de Cataluña, por los servicios prestados a la causa secesionista desde La Vanguardia (otrora Española).
-Joan Tardà, que gritó Mori el Borbó! (¡Muera el Borbón), exabrupto por el que no fue procesado y que denota cierto afán por dejar el trono vacante, quizá para ocuparlo él, por aquello de que siempre hay alguien dispuesto a ser califa en lugar del califa.
-Oriol Pujol, si pasa la ITV dinástica.
-Joan Laporta, cuyos brindis serían celebrados en medio mundo y él muy ovacionado en el palco del Camp Nou (además su vida cortesana daría que hablar a la prensa rosa).
-Ferrán Adriá, que sustituiría la corona por un gorro de chef, infinitamente más económico, y el cetro regio por una espumadera. Él tendría la receta apropiada para deconstruir las onerosas estructuras del estado anterior.
-Leo Messi, una vez nacionalizado, para meterle un gol a España por toda la escuadra.
-Joel Joan, que sería un rey de cine y muy comprometido con la causa con declaraciones como ésta: Quien ahora no sea independentista en el futuro será considerado un traidor.
-María Lapiedra como reina consorte, pues sabría animar a los súbditos en momentos, como éste, de penuria económica.
-Carmen de Mairena, que ya tiene cierta experiencia monárquica, pues no en vano la consideran Reina del Raval.
-O un duunvirato real con Narcís Serra y Carmen Chacón, que han sido ministros de defensa, y a la ciencia militar, tan conveniente al trono, se une el exhaustivo conocimiento de las fuerzas enemigas, en particular, de sus puntos débiles, que son todos.

Lo dicho: hagan apuestas y propongan a su real candidato.

domingo, 7 de octubre de 2012

Decadentes



...ante la convenida decadencia de la denominada clase política. Así reza una resolución del ropón Pedraz, hijo putativo del prevaricador Garzón y hombre enamorado de su ombligo, para justificar el archivo de unas diligencias por el intento fallido de asalto al Congreso. Algo así alegaron Tejero y Milans en su juicio y se llevaron treinta años de presidio, amén del reproche morigerado por zarandear al abuelo quintacolumnista Gutiérrez Mellado; no hay derecho, clamaron entonces los conjurados como clama ahora una turba arruinada y desahuciada que encuentra en el hostigamiento a la casta política la versión más cool del resentimiento social.

Querían gobierno y policía que la causa acabase en la Audiencia Nacional para que la chusma perrofláutica se llevase una condena más dura: no podía ser más ingenua la policía ni más necio el gobierno. La justicia es sana virtud que rara vez está de guardia en dicho tribunal, el mismo que da la blanca a Bolinaga para que cuando toque-que lo diga Dios y no los médicos-muera en familia o en la herriko taberna echando un mus, o el que no tiene reparos ni vergüenza en cortar el vuelo del Faisán, bicho entrañable del que ya nadie-ni el palurdo tertuliano Gil Lázaro-se acuerda. Echaron a Garzón y lo celebraron por todo lo alto sin tener la habilidad de aceptar su envenenada herencia a beneficio de inventario.

Algún pepero se desmelena y, antes de recular y creyendo que está ante un hallazgo literario, tilda a Pedraz de pijo ácrata, desconociendo que el pijerío ácrata no es ninguna extravagancia-y mucho menos hallazgo-en un país que ya es conocido hasta en Estados Unidos. Políticos, sindicalistas, ropones y periodistas, todos con el riñón bien cubierto, atizan la hoguera de la acracia para glorioso entretenimiento de una plebe que ha cogido el gusto a unas manifestaciones que presagian lo evidente: no hay rescate para España más allá del puramente moral, pues dinero sobra, como certifica un ministro dispuesto a regalarlo para que se enseñe español en las escuelas del Ostfront, ignorando que lo barato es la aplicación de la ley, esa desconocida.