TWITTER

miércoles, 31 de octubre de 2012

Otras profesiones


Reconozco que los tiempos que me han tocado vivir me desbordan sin mucha piedad y con pocos remilgos. Acabo de descubrir que existe una profesión nueva, al menos para mí: monitor de comedor.

Eran un grupo se seis o siete, tal vez ocho, mujeres y hombres de diferentes edades, que tomaban café junto a un colegio de la ciudad donde sobrevivo. Dada su estética perroflautesca, y algún comentario políticamente correcto sobre recortes y derecho a decidir que pude escuchar, deduje,con esa gracia del que se apunta un tanto, que eran profesores, esos que hoy enseñan asignaturas como Conocimiento del Medio, hostil añado yo. Mi señora me corrigió y me indicó que eran monitores de comedor y que de profesión nueva-dada mi insistencia en lo que consideraba un hallazgo-nada de nada.

Sorprende que en esta época de recortes-el colegio es público-exista esta egregia figura cuyo cometido no me queda demasiado claro: ¿obligan a los niños a dejar los platos limpios? ¿supervisan los menús para minorías étnicas o diabéticas? ¿amenizan el almuerzo con canciones al estilo cumbayá? ¿idiotizan a los niños con las bondades del camino a la independencia y las hazañas de Messi? Un misterio cuya resolución quizá requiera infiltrarse al estilo de aquel periodista alemán que se hacía pasar por turco en la Alemania de los años ochenta, tarea para la que mi cuerpo y espíritu ya no están preparados.

Pero tampoco hace falta jugar a los espías ni regalar el beneficio de la duda a todos aquellos que van de frente y hacen gala de su ortodoxia: viendo el pelaje inconfundible de estos monitores, su ética y estética, y la hormona de la idiotez con la que se forman y van creciendo los tiernos infantes a los que sirven el rancho, queda vacío de contenido por estéril el debate sobre la conveniencia o no de una castaña como Educación para la Ciudadanía. Y ya puede venir Wert, tipo muy poco de fiar por ser más tertuliano que ministro, con sus deseos de españolizar a los niños catalanes, que lo que se inculque en las aulas será barrido en el comedor.  

Coda: Cuando acabo estas líneas, un abogado en ejercicio me indica que una menor a la que defendió hace tiempo se está reinsertando con la obtención del título de monitora de comedor. Acabáramos. 

12 comentarios:

Rafael dijo...

Hombre, pobres monitores de comedor. Hay cosas infinitamente peores en lo laboral, como que unos señores, por saber dar patadas a un balón, cobren cifras astronómicas y se elaboran leyes ad hoc con el fin de que no tributen lo que deberían.
Si por lo menos evitaran las guerras de panecillos...

Señor Ogro. dijo...

Esos tipos podrían estar trabajando bajos distintos epígrafes y harían lo mismo:

- Comisarios
- Mamporreros del poder.
- Trepanadores
....

Entiendo esta gente trabajará sobre media hora o una hora al día. O tl vez también monitorizan meriendas y recreos, no vaya algún subversivo infante a hablar en españolazo.

Me los imagino preocupados, con un porro en la mano, diciendo eso de "esta juventud no tiene solución, no paran de hablar en españolazo".

Reinhard dijo...

Pues da usted en el clavo, Sr. Ogro: así son y así manipulan.

No se trata de la mayor o menor bondad de la profesión, que cada uno se gana la vida como puede, pero en algunas zonas-territorio comanche-esa profesión es una suerte de comisariado político.

tolerancio dijo...


recordemos que las horas de patio y de comedor (y siesta para los peques) en Cat son también horario lectivo para que rijan las leyes de inmersión obligatoria. Con mucho gusto les enviaría una bitácora publicada long time ago que abordaba ese tema basada en una experiencia personal/vecinal.
Pobres de los peques que en sueños (el fenómeno se llama onirolalia) hablan en español... quedan fichados.

Reinhard dijo...

Si puede encontrar ese texto, Sr. Tolerancio, hágalo llegar.

Hace unos años, y tras un festival que ponía fin al curso escolar, el centro al que asiste mi hija, y no es público sino concertado, regaló a todos los niños y niñas un DVD con lo mejor de...Leo Messi. Qué hacer.

Aitor Mento dijo...

Pues pásmese usted más, don Reinhard, pero sepa que también existe ( una amiga mía trabaja de ello compaginándolo con otro trabajo por horas ) la profesión de monitor/a de transporte escolar, que son aquellos que acompañan a los niños en el autobús.

Aitor Mento dijo...

Respecto a lo que señala don Ogro, el trabajo de monitor de comedor, efectivamente, no da para vivir de él. Normalmente, y si pueden, como mi amiga, lo compaginan con otro empleo.

Reinhard dijo...

Entonces, Don Aitor, se confirma que hay una vocación para el adoctrinamiento, independientemente de las necesidades económicas de cada uno.

MGA dijo...

La proliferación de normas absurdas y exageradas sobre monitores infantiles llega a lo grotesco sobre todo en las "excursiones" donde el ratio legal de monitor/alumnos encarece las salidas estratosféricamente...


José Luis de Valero dijo...

Sin duda la proliferación de nuevos oficios o actividades profesionales de nuevo cuño, está causando más perjuicio que beneficio, porque la peña se hace con la picha un lío ante tanto "profesional" de chichinabo.

Sinceramente, creo que esos monitores de comedor, (que vienen a ser algo así como los monjes que nos recitaban salmos mientras se comía o cenaba), creo digo, que al igual que sus predecesores los monjes, están para idiotizar al personal desde su más tierna infancia. Y aunque no les agrade hacerlo, están obligados a ello por el sistema educativo imperante en cada Comunidad Autónoma.
Y tratándose de Cataluña, pues eso. Apaga y vámonos.

Saludos cordiales estimado Reinhard

MGA dijo...

Acabo de verlo, para niños menores de 6 años, el ratio perroflauta/neng es de 1/6 para salidas y excursiones...

Reinhard dijo...

En efecto, amigo Valero, ya me dio mala espina cuando hace años empezaron a proliferar los trabajadores sociales.

Vaya sí encarece las salidas ese ratio, MGA: no saben lo que son precios anticrisis.