TWITTER

jueves, 3 de noviembre de 2011

La risa de la paz



¡Y encima se ríen estos cabrones!

Así, con notable indignación, se expresaba una ropona de la Audiencia Nacional al ver los gestos y risas de unos terroristas tras la emotiva declaración de una víctima, viuda gracias a estos reos. Menos mal que su señoría no se preguntó, ni siquiera de forma retórica, de qué cojones se reían los fulanos, quizá porque bien lo sabe, o al menos lo intuye, aunque desde aquí y por si acaso y gratis total respondemos: se reían de las lágrimas de Pachi, Odón y Fredo, de cómo otros ropones se van a cepillar la doctrina Parot, de los muertos y mutilados que han dejado en el camino, de la paz de los cobardes, del chivatazo del Faisán y aquel pleno de la Audiencia Nacional, del abandono de las víctimas, de la valentía de Rajoy, de la estulticia y felonía de Zetaparo, del clero vasco y su dios tan peculiar, del odia el delito y compadece al delincuente, de la ley general penitenciaria y su reglamento de la señorita Pepis, de la corona y su falsa neutralidad, de todos los tontos útiles que arriman el hombro y por último, y no menos importante, de este puto país de mierda.

7 comentarios:

Señor Ogro. dijo...

¿Como no se va a reir este hijo de la grandísima puta?.

O dicho de otra forma, ¿cree esta jueza que lo que diga o la pena que imponga valdrá más que los ropones-korps al servicio de los Zapatero, Rubalcaba, etc, etc?. Porque si lo piensa, entonces igual me descojono de ella yo también.

Mercedes dijo...

Mal rayo les parta.

José Antonio del Pozo dijo...

recuerda a Hanibal Lecter, el muy chapote
saludos blogueros

Reinhard dijo...

Cuánto juego, por desgracia, dará esta pazzz, cuánto.

Antonio dijo...

Sí señor, de todo eso se ríen, y sobre todo de lo último, es decir, de todos nosotros.

Apuesto lo que quieran a que con cadena perpetua no revisable y una cárcel carcel, es decir, sin servicio de habitaciones, no se reía tanto este mal nacido; ¡ah! y a ser posible radicada en la isla de El Hierro.

¿Que eso no lo autoriza la Constitución? ¡Quiá! ¡Si sabemos por experiencia muy reciente que un cambio en la Constitución se arregla en una tarde tomándose un café!

Un saludo muy cordial, a pesar del cabreo.

C S Peinado dijo...

Con suerte al sur del Hierro saldrá una bonita islita volcánica en la que podremos elevar un delicioso penal en los confines del país.

Un penal exclusivamente para casos perdidos, asesinos de la eta, degenerados mentales del abertzalismo, estúpidos útiles del gobierno y sobre todo traidores, muchísimos traidores que es lo que sobra en ése ejecutivo que etiene las horas y los votos contados.

Y una fragata en La Restinga para tirotear todo aquello que intente huir.

Un saludazo.

Herep dijo...

¿Habrá escuchado el monólogo de la Sinde en el Club de la Comedia?