TWITTER

miércoles, 23 de noviembre de 2011

La épica



La enseñanza tiene una dimensión épica.

Así de contundente se manifestaba días atrás la señora Rigau, consejera catalana de enseñanza, aquella misma que aseguraba que no cumpliría las resoluciones judiciales que exigen poner fin a la inmersión lingüística. No se duda de tan aparatosa declaración de principios: no en vano, y no ha pasado mucho tiempo, una predecesora suya en el cargo y separatista para más señas lucía un apellido tan glorioso y épico como Cid. Lo mejor del caso era que la consejera actual ceñía esa épica de la escuela a la función social y patriótica de integrar plenamente en el paisaje a los recién llegados, eufemismo este que en Catatònia suele designar a la peña de la media luna. En efecto, estamos ante toda una epopeya-la de maestros estresados y políticos acomplejados-que no deja de tener su gracia.

7 comentarios:

Señor Ogro. dijo...

Hay que ver que concepción de la épica tan curiosa:

- Cagarse en los derechos del individuo.

- Mearse en los derechos de los padres.

- Ciscarse en las resoluciones judiciales.

- Practicar la trepanación a los más tiernos infantes.

- Llegar a poner comisarios lingüísticos que incluso controlaban el idioma usado en los recreos.

La épica es, o era, otra cosa. Lo de Rigau y su gentuza es otra cosa que tradicionalmente se ha llamado villanía, o conducta miserable, o fascio, o como decimos en mi pueblo, un montón de mierda.

Reinhard dijo...

Hablan de épica porque no se atreven a hablar de fracaso estrepitoso en la lucha contra los elementos. Aulas con mayoría absoluta de alumnos extranjeros que apenas entienden castellano, menos todavía el catalán, como sinónimo y garantía de fracaso escolar.

En realidad, la consejera ve épica por todas partes como consecuencia de una traición del subconsciente: si los jueces llegan hasta el final con el fin de la inmersión lingüística y ella no cede, será empapelada, quemada en la pira nacionalista.

Bucan dijo...

La locura y jetada nacionata no tiene empacho en gastarse dinero público de impuestos en una costosa inmersión lingüística que es totalmente improductiva. En el mundo globalizado de Internet, sólo dos idiomas son rentables, el inglés y el español, que darán lugar al spanglish en el futuro. Quitando el Chino mandarín, hablado en esa zona de asia que es China, el inglés y el español son los idiomas por los que gente en todo el mundo paga para aprenderlos.

Un idioma ha de producir dinero, no costar dinero o está sentenciado. Es remar para nada.

Reinhard dijo...

No olvide usted, Bucan, que el nacionalismo catalán está abonado a la épica de...la derrota.

Por otra parte, a esta gente le importa un rábano la rentabilidad económica, y así andan, abriendo embajadas en medio mundo.

C S Peinado dijo...

Veremos a ver si al final no tienen que hacer una inmersion lingüistica en árabe, porque el catalán sea fagocitado por los que "llegan", "ven" y vencen...

Los nazionalistas están tan obcecados con que el español no les invada que al final serán invadidos por otros a los que el hecho diferencial, el catalán y la soberania se la bufaran, resolviéndolo todo a lapidación limpia.

Al tiempo.

Un saludazo.

Reinhard dijo...

Veremos, C S, veremos eso, sin duda. Ya lo dice Duran, cada vez más niños de nombres extraños.

tolerancio dijo...

"recién llegados". así llamaban en una peli titulada "alien nation" a los extraterrestres. esos fulanos eran muy feos y les gustaba mucho la leche de castor.

El eufemismo es vomitivo (nouvinguts, o recién llegados... lo peor de todo es que hay gente que ha incorporado la palabreja a su vocabulario.