TWITTER

miércoles, 27 de abril de 2016

La corbata



El recién liberado Otegui se ha presentado en Londres con corbata, lo que sin duda constituye una demostración de ese lavado de imagen, o tuneo, que el hombre se está dando a sí mismo, y con alguna ayudita de los medios, en su afán por ser presidente de los vascos y vascas. Si bien es cierto que la corbata estaba algo arrugada y era poco vistosa, no dejada de causar sorpresa: justo ahora que nos habíamos acostumbrado al estilo Alcampo del tío de la coleta, nos viene Arnaldo con una prenda elegante que por lucirla te daban el paseo en aquel Madrid en el que Santiago Carrillo ejercía de Consejero de Orden Público.

Porque la corbata de Otegui, tan postiza como aquella peluca de Carrillo que fue símbolo de la Transición, tan arrugada como las camisas de Iglesias que triunfan en la Complutense, tiene también algo de metáfora, la de una España que se reinventa a sí misma cada poco tiempo y que lo hace mandando a la Europa más desarrollada lo mejor de cada casa. De aquella peluca a esta corbata mucho hemos transitado, especialmente si se mira el tránsito desde una óptica marxista, de Groucho: partiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cotas de la miseria. Aunque este diagnóstico puede estar viciado de optimismo, y el tránsito no haya terminado.

3 comentarios:

tolerancio dijo...


creo que otegui no acaba de encontrarse cómodo con el atuendo... le tira la sisa y el hombre sufre lo suyo... creo que piensa, en qué lío me he metido, con lo chipén que voy yo con mi chandal de la selección vasca y mi capucha...

Aitor Mento dijo...

Solo falta que el nene de la Bescansa sea también postizo.

Reinhard dijo...

No sé si es postizo, Don Aitor, pero todo parece indicar, por confesión propia de la interesada, que el baby no fue concebido por el método tradicional.