TWITTER

miércoles, 10 de marzo de 2010

Crónicas de la caridad


En más de una ocasión, y desde que estalló esta crisis que tanto ha tardado en reconecerse, han saltado a los medios de comunicación noticias y reportajes sobre el aumento considerable del número de personas necesitadas, y no siempre indigentes, que se ven en la obligación de acudir a los albergues y comedores de algunas instituciones-Cáritas la más destacada- de auxilio social y beneficencia, sembrando la amenaza del desbordamiento y el colapso. A este ritmo en la demanda, y si el azar no lo remedia, pronto veremos a monjas, frailes y otros benefactores sociales escribiendo al pie del cañón una suerte de crónicas de la caridad, un duro y crudo relato del final de una época, del inicio de una depresión que ya se venía cantando, y esperamos, pues pedir en estos tiempos no cuesta nada, que lo hagan con la buena escritura de Joseph Roth en sus Crónicas Berlinesas, donde transcribe, capítulo Con los indigentes, el documento que debía firmar todo aquel que acudiese al albergue para indigentes, necesitados y otros hambrientos que había en la Fröbelstrasse, una previsión legal contra el hacinamiento, un reparto de la pobreza.

La declaración

Expediente nº...P.B.

Causa vista en Berlín, el día...de 1.920.

El señor....ha sido requerido a procurarse otra residencia en el plazo de cinco días, en cuyo caso contrario, y sin que pueda alegar que no ha sido capaz pese a todos los esfuerzos realizados por su parte, se le impondrá una pena por la no provisión de residencia. Asimismo se le ha indicado explícitamente que, según el apartado 361 del Código Penal del Reich alemán, esta pena consiste en hasta seis semanas de arresto, y que, según el apartado 362 del mismo libro, podría ser puesto a disposición de las autoridades policiales al efecto de su ingreso en un correccional.

Leído y conforme.

Firma del indigente y afectado.

Firma del policía judicial.

5 comentarios:

Chippewa dijo...

.

ZParo fabrica indigentes porque cree que ahí tiene un granero electoral. El PSOE ya tiene una experiencia con el PER y no le ha ido mal.

Lo malo es que resulta complicado manejar un asunto donde intervienen tantas variables. Marx ya notó que el lumpen del proletariado solía aliarse con el capitalismo más fanático y toda esta legión de damnificados por ZParo vaya Vd. a saber donde pueden terminar. Lo más normal es que terminen votando a un Le Pen, pero de momento son votos para ZParo. Por eso se sigue riendo el anormal.

.

Reinhard dijo...

No anda usted desencaminado; el iluminado sabe amarrar ese voto, de ahí sus medidas asistenciales tipo 426.Si tuviera que apostar diría que ese voto indigente se lo lleva él o se va a la abstención.
Mientras tanto, es bueno que la gente sepa que las mayores obras de caridad las hace la Iglesia Católica y que para eso está la casilla de la renta, aunque al paso que vamos no sé cuántos seguirán teniendo obligación de hacerla.

JohnPJones dijo...

Una cosa que no logro entender... Reich, (Reino? Imperio?) en el 20? En plena república del Weimar?

Reinhard dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Reinhard dijo...

Atinada observación. Sí, es sorprendente, pero tal y como explica Roth en la obra se trata de una disposición legal muy antigua que estaba ya a punto de ser derogada en aquellos días.