TWITTER

miércoles, 10 de febrero de 2016

Un guiñol



Ahora que se finiquita el Carnaval, con el preceptivo entierro de la sardina, es buen momento para comentar el célebre episodio de los titiriteros en la villa de Madrid, martingala que coincidió con los premios Goya, otro espacio sagrado para los títeres donde confluye lo mejor de cada casa. Tras el numerito del concejal Zapata, otro que oficiaba de enterrador, parecía que el desmadre podemita estaba un poco controlado, pero es natural la tendencia de la cabra a echarse al monte, de ahí que aquello que estaba destinado a ser un espectáculo infantil de títeres se acabase convirtiendo en un episodio judicial con dos tipos encarcelados por un delito de enaltecimiento del terrorismo, entre alguno más de nombre rimbombante. Decisión excesiva la del juez, nos dice la alcaldesa mientras habla de ETA como movimiento político, sintagma casi olvidado que nos lleva hasta Aznar y su gloriosa mención al MLNV.

Sin entrar a valorar la decisión judicial, que ya revisará la superioridad con más criterio que la Sexta, vuelve a demostrarse la fijación de esta izquierda extrema con los niños, que no son de sus padres-progenitores dicen ellos- sino del Estado, por eso el bebé de Bescansa pasaba de mano en mano en el Congreso: el niño no es de la madre-padre parece ser que no tiene ni falta que le hace-sino de todos, y todos somos el Estado. Por ello el adoctrinamiento de la infancia es fundamental, ya sea en la escuela, pública y laica, o en la calle, bien en una falsa cabalgata de reyes, bien en un guiñol carnavalesco donde violan monjas y ahorcan jueces los mismos sujetos que exigen a los padres que no compren juguetes bélicos a sus hijos. El consejos vendo que para mí no tengo de la progresía nacional que hasta aquí nos ha llevado.

Pero es ésta y no otra la gloria que vive la ciudad de Madrid con la abuela Carmena, una alcaldesa del pueblo que permite los disparates de todo tipo que le monta esa chavalería que tiene en las concejalías, niños y niñas feroces que en un salto freudiano matarán a la abuela antes que al padre, que ya hemos dicho que es ese Estado al que hay que reverenciar. Éramos pocos y parió la abuela, he ahí el auténtico guiñol que nos ha traído esta democracia absoluta y que se representa en sesión perpetua y para todos los públicos.

5 comentarios:

Fuga dijo...

molt bó.

si bien debo decir, que aunque no soy espectador de La Sexta, prisión provisional sin fianza me parece un pelín demasie por una torpe y zafia estupidez de carnaval. Lo más razonable sería el cese-dimisión de la concejala, y ya.

Por lo demás, hace poco que FJL se desahogaba con pegar cuatro tiros a Errejon, Iglesias y Bescansa si se los encontraba paseando con la lupara.

Visto lo visto, la próxima siega del nuevo episodio de recesión que ya asoma, y que nos pilla exhaustos a no pocos, puede terminar como el rosario de la aurora.

Tal vez, y ejerciendo el buenismo, por llevar la contraria,unas sesiones de amor fraternal compartiendo celda la títere y el locutor pudieran inspirar y estimular el hedonismo en esta Era de Aquarius que nos prometían los astros iba de buen rollo y tiene pinta de terminar en pueblo Hurraco a nivel nacional.

tolerancio dijo...


entrada antológica con atinadísima revisión de la teoría freudiana del parricidio original... tal cual... ya lo veo venir... calle dedicada en Madrid a los titiriteros... la que le quitarán a Dalí o a Mihura... además de dedicarle otra a Excalibur, no a la espada del rey Arturo de Bretaña, sino al perrito del ébola...

...otro pronóstico, en dos, tres años... tras dispararse brutalmente el gasto público, nuevos recortes salariales en el entorno de un 12-15% por mandato de Bruselas, según la fórmula Tsipras, o mejor, Chiripas... y parecido porcentaje ,sino superior, en las pensiones... hagan juego y dejen su apuesta...

conclusión: no hemos aprendido nada y somos aún más tontos (el paisanaje en general) que antes de la crisis...

Fuga dijo...

acabo de escuchar al Kichi de Cádiz...pedazo de chorra. Dice el fulano que la bazofia de los títeres era opinable si podía ser o no para niños.
Por lo visto la sátira, siempre que no sea la de Muñoz Seca, a quien han quitado la calle, no tiene edad.

En fin, y el juez ha entrado en razón y ha soltado a los dos bobos y cafres...a decir de Boadella, acertado en mi opinión, tampoco hay que terminar con Otelo en prisión.

Que cesen a la concejala, responsable del desaguisado, y así la que venga detrás se palpará la ropa la próxima.

Reinhard dijo...

Sí que parecía un poco excesivo, de ahí que en cuatro días el fiscal cambiase de criterio y pidiese su libertad. Y como rige el principio acusatorio, el juez estaba obligado a soltar a estos merluzos.

Impresionante la corrupción en el PP. Y este hombre empecinado en presidir algo, lo que sea. Vivir para ver.

Fuga dijo...

Y lo que queda por salir. Y lo que nunca saldrá.