TWITTER

domingo, 17 de febrero de 2013

La ingenuidad



Una chica guapa que responde al feo apellido de Talegón ha salido a la palestra para criticar el lujo que acompaña a la izquierda caviar de este país, y lo ha hecho con la sencilla expresión de que no se hace la revolución desde un hotel de cinco estrellas. Dejando a un lado la demagogia que encierra la frase, y sin entrar tampoco en las informaciones que apuntan a que la chica no predica precisamente con el ejemplo, es evidente que la amiga Talegón anda anclada en un pasado demasiado lejano, tanto que uno termina por acordarse de aquella metáfora de la austeridad que fue el  jersey de lana de Marcelino Camacho en los años de la ya apolillada Transición.

Hace ya mucho tiempo que la izquierda patria demostró que se puede ser un socialista, y también comunista, de corazón y tener el riñón bien cubierto, lo que da paso, indefectiblemente, a tener acceso a toda clase de comodidades y pequeños-o grandes, según se mire-lujos. Ahí están, sin ir más lejos, el millón y pico de euros que atesora Rubalcaba en diferentes activos o los fondos de inversión titularidad de Llamazares, aparentes contradicciones ideológicas que no son tales, pues una cosa es lanzar pestes contra los malvados mercados y otra tener que vestir ropa y calzado de mercadillo.

Quizá la guapa Talegón haya leído con pasión El Manifiesto Comunista, incluso es posible que un ejemplar de esa obra repose permanentemente en su mesita de noche, pero no ha tenido jamás al alcance de su mano un pequeña biografía de Marx y Engles para admirar la austeridad con la que estos personajes vivieron y revolucionaron la Historia. Aunque si se trata de lecturas pendientes, no estaría mal que la nuestra chica echase un vistazo a la divertida Izquierda Exquisita de Tom Wolfe para asumir que, como ya expuso Hegel, no hay  que eliminar las contradicciones de la realidad, ni mucho menos, sino simplemente asumirlas y comprenderlas.

11 comentarios:

Traveller dijo...


Mi capacidad de sorpresa ante los personajes de la izquierda se agotó ante el curriculum de D. Nicolás Sartorius Alvarez de las Asturias y Bohorques, hijo de los Condes de San Luis, que militó y fue diputado por el PCE y creo que hasta fue cofundador de Comisiones Obreras.

Por ahí anda todavía el hombre y supongo que orgulloso de su historial. Sus antepasados creo que no tanto.

Estos personajes no dejan sitio a los hijos de albañiles que acostumbran a ser de derechas.

La Talegón debe haber nacido en casa con tele en color y Mercedes en la puerta.

ansiadalibertad dijo...

Hola Don REINHARD, le dejo un enlace:

http://ansiadalibertad28012013.blogspot.com.es/2013/02/no-toleran-los-tramposos-asi-cualquiera.html

Gracias

Señor Ogro. dijo...

Hubiera sido su gracia que alguien le llamara al móvil en el momento del comprometido speech. ¿Se la imaginan sacando un iphone para aclarar que luego hablan del viaje a palmas del fin de semana?.

Mmm que discurso la de esta chavala, a polilla huele.

tolerancio dijo...


el señor reinhard describe a la tal Talegón (el apellido me parece premonitorio) como una chica bella... me gustaría verla por contraste con la sra López i Chamosa, por ejemplo.

en mi opinión la aportación intelectual más relevante desde la izquierda estos ultimos años lo hizo la concejala Olvido hormigos, a quien podremos seguir con auténtica devoción en un concurso de la tele que consiste, eso he leído, en zambullirse en una piscina desde un trampolín... el contendio parece prometedor y espiritualmente elevado...

sr reinhard es usted una fuente inagotable de sugerencias literarias...tengo varios títulos en la recámara para adquirir en fecha breve a los que uno este de Tom Wolfe, que promete... me arruinaré por su culpa.

animo a sus lectores, autoporpaganda descarada, a que se descarguen zombis.cat de Tolerancio en el portal "libros.com"... por sólo un euro... llevo tres descargas nada más... de esa manera nunca me podré comprar el apartamento en torrevieja, Alicante...

uns aludo cordial

Reinhard dijo...

Sr. Ogro, todo esto-va por usted, Tolerancio-lo resumió Losantos hace muchos años de manera certera: sólo los ricos se pueden permitir el lujo de ser de izquierdas.

La Talegón es mona pero el prototipo de maciza es la Hormigos.

Aitor Mento dijo...

Sic transit gloria mundi. O mindundi, como dicen en lo del periodista upeydero de Covarrubias. Olvido Hormigos ha dimitido esta misma semana como concejal socialista de Los Yébenes para formar parte de la telebasura, en el clásico reality o vaya usted a saber qué, de Telahínco.

En cuanto a lo de Talegón, ha sido una burda campaña de imagen que supongo que ha finalizado de momento con su expulsión de la manifestación de Madrid, el sábado por la tarde, contra los desahucios. Mucho no entiende de esto de la imagen, porque no se le ocurrió otra cosa que ir acompañada de un ex ministro de Justicia con ZP, López Aguilar.

Su maniqueísmo y prepotencia, exhibidos en declaraciones en tv posteriores a esa expulsión, permiten concluir que estamos delante de otra trepa de las de siempre.

Aitor Mento dijo...

Don Tolerancio, por mi parte mariconadas de las justas para abajo, como suelo decir. Nada de descargas. Yo le compro el libro por el precio que vd. me diga, en persona tomando un café, cerveza o lo que se tercie, si es con don Reinhard mejor aún, y en soporte físico. Y firmado, of course.

Reinhard dijo...

Recojo el guante, Don Aitor, por lo que gestionaré un encuentro en la tercera fase.

Aitor Mento dijo...

Muy amable, don Reinhard.

C S Peinado dijo...

Yo creo que lo que sostiene la mano de su simbolo no es una rosa sino un cogollo de maria... La que se deben de fumar a todas horas pues sólo yendo tan ciegos se pueden decir tales mamarrachadas. Da miedo verlos sueltos, con su puño en alto y vestidos de Chanel.

Un saludazo.

tolerancio dijo...


don aitor. zombis.cat está disponible en formato archivo de word. yo se lo mando por correo, pues no tengo ejemplar impreso en papel...

estoy seguro de que echará unas buenas risas... me reí pensando que exageraba la nota, pero la realidad de mi amada catatonia superaba la ficción más delirante.

un saludo cordial