TWITTER

sábado, 23 de febrero de 2013

El estado de la nación



La garantía del caos. Ésa es la conclusión a la que se llega tras echar un vistazo al debate sobre el estado de esa entelequia llamada España, pero es sobre todo aquello que se deduce del almibarado discurso de Mariano y la pobre respuesta de su patético oponente: quédense conmigo, porque ya ven ustedes la alternativa. A la propuesta de seguir con el modelo autonómico, el lamento socialista por no encontrar el encaje de Cataluña en España; a que los autónomos adelanten el IVA no cobrado, la hazaña de acabar con eso en 2014, cuando ya muchos de ellos hayan quebrado. Impresionante que la solución del presidente para acabar con la corrupción de los partidos políticos sea el Tribunal de Cuentas, que es como decir que un sacerdote te absuelve de tus pecados tras la oportuna penitencia. ¿Y qué pecados? Pues los que uno quiera contar: nos han jodido, Mariano, nos han jodido. Y Fredo nos dice que el caos es un país que busca comida en los contenedores, pero lo cierto es que el caos es un rapaz Montoro que busca con ahínco la calderilla que todavía pueda quedar en los bolsillos del contribuyente.

7 comentarios:

Fuga dijo...

Sobrecoge verlos tan incompetentes. Tan ineficaces.
Bunquerizados tras esa cansina glosolalia burócrática de cortesanos atrapados, felices ellos, en los detallitos artificiales de su mundo paralelo.

Uno estaría tentado a perdonarles casi todo si asumieran su condición de zotes y consintiesen en un gran sueldo y golosas dietas a cambio de ignorarnos. Pero parecen creer los muy fatuos que la solución pasa por sus lúcidas ocurrencias, cuando son el problema de casi todo. Y no se están quietos los puñeteros, se desfogan legislando y regulando sin descanso. Interactuan y se entrometen en nuestras vidas con sus meticulosas disposiciones, planes y más planes sobre nosotros, tan peligrosos como los delirios de cualquier ‘utopista’ de barra de bar.

Sobrevivir a esos privilegiados, inquietantes, y al saqueo sistemático de nuestros recursos ¡y tiempo! termina agotando a quienes alguna tuvieron alguna energía vital en algún momento de su vida.

Son, sí, el puto caos...

Fuga dijo...

el comunismo sexual del cerdo de Dominique....lo mejor de la semana.

Herep dijo...

En algún extremo lejano del Planeta Tierra, una miserable mariposa debe estar exhausta de tanto batir las alas.
De otra manera es imposible entender cuántos huracanes asolan esta Expaña nuestra.
Lo del Estado de la Nación... pues otro chisto, otra burla más cuando, la inmensa mayoría de los que allí pacían, ni conocen ni creen en la Nación.

Tan sólo entienden de dietas.

C S Peinado dijo...

Y nos seguiremos hundiendo. Que ésto todavía no ha tocado fondo y deparará muchas, pero que muchas sorpresas... Ya lo verás.

Un saludazo.

Aitor Mento dijo...

Fue el DeWater sobre el pestazo de la traición.

Reinhard dijo...

Creo que está bastante claro:el caos son ellos...y los demás. Si alguien encuentra una salida, mándeme sus reflexiones y hacemos una entrada.

Señor Ogro. dijo...

Que son el caos, creo no es discutible, pero confien ampliamente en las leyes de Murphy y miren a Italia.

Porque tras el caos suele venir el caos populista y entonces si que nos vamos a cagar de verdad.