TWITTER

viernes, 1 de febrero de 2013

Amabilidad



El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, un tal Gimeno Jubero, afirma que una consulta soberanista es perfectamente viable siempre y cuando se hagan interpretaciones amables de la Constitución. Las interpretaciones amables que propone el tal Gimeno Jubero, un tipo que con sus opiniones sobre las sentencias contra la inmersión lingüística ha demostrado de qué pie cojea, pueden darse en diferentes planos. Así, la amabilidad la puede demostrar el gobierno a través de su presidente, y para ello sólo es necesario meter a Mariano en un partido de fútbol, o sentarlo frente a la televisión para que anime a los que suben una montaña tan estupefaciente como Alpe D´Huez. También la puede demostrar el Tribunal Constitucional, algo de lo que pueden dar fe los cargos electos de Bildu, los mismos que siguen marcándose, ahora con un Bolinaga redivivo, un eterno corro de la patata para celebrar tanta amabilidad.


En cualquier caso, y con nuestro agradecimiento por su intento de acabar con la imagen hosca de los ropones, quede ahí la propuesta del tal Gimeno Jubero para instaurar un nuevo criterio a la hora de interpretar las normas jurídicas: don´t worry, be happy.

6 comentarios:

Señor Ogro. dijo...

De seguido alguien le tendría que haber preguntado el ropón si tenía la más mínima idea de lo que significa "seguridad jurídica" o independencia judicial.

DE eso, ni idea, ahora, si le preguntan que es un masaje, una mamada o como ser un perro servil en traje de cuero, seguro que le da todo tipo de detalles e incluso precios.

Rafael dijo...

Amable es digno de ser amado. No tengo nada claro que una Constitución convertida en nada lo puede ser.

tolerancio dijo...


éste pájaro y el fiscal de cataluña, que salió en tromba contra la publicación de las corruptelas del clan Pujol, quieren hacer méritos... de verdad, qué panorama... no habrá nadie que quiera aplicar amablemente de una vez el artículo 155

Reinhard dijo...

Sr. Ogro, el tal Gimeno Jubero le ha cogido el gusto a los micrófonos y como no da un palo al agua, pues ahí va soltando sus sandeces, que para eso parece que cobra. Serviles, como usted dice.

Reinhard dijo...

Bien traída la etimología, Rafael: estamos ante el final de una época, pero nadie quiere oficiar de maestro de ceremonias en el entierro.

Reinhard dijo...

Amigo Tolerancio, la respuesta es no; ese artículo está muy bien pero precisa de hombres dispuestos a ponerse el traje de faena para mancharse todo lo necesario. ¿Ve usted a Mariano abanderando algo que no sea un puro?