TWITTER

lunes, 4 de julio de 2016

De la ubicuidad



Con Ciudadanos, y en especial con Rivera, bien puede decirse aquello del niño en el bautizo, el novio en la boda y el muerto en el entierro. Dónde irá el buey que no are, o que no sea vilipendiado; y así, con motivo de los fastos del orgullo gay en Valencia, Ciudadanos, como todos los demás, allí se plantó con su carroza o vehículo asimilado para recibir improperios, insultos de fascistas y alguna que otra agresión. Que la política es la lucha por el poder está muy claro y no es necesario extenderse en ello más allá del enunciado, pero en el caso del partido naranja es ansia más que lucha.

En muchas ocasiones el don de la ubicuidad del líder roza lo divino, como no podía ser de otra manera, y el día después de las elecciones generales andaba el hombre por Madrid y por Bruselas a la vez, quizá porque pensaba que tras el Brexit su presencia y ánimo eran fundamentales en la deprimida capital europea del momio. Como dejó escrito Shakespeare, el que espolea demasiado, enseguida se sofoca, y el que devora ávidamente, se ahoga. Y ya más castizo, no siempre aquello de maricón el último tiene que ser malo, que ya dicen que los últimos serán los primeros y los primeros los últimos.

3 comentarios:

tolerancio dijo...


estilazo de las gastadoras de la comitiva ciudadana... están divinas de la muerte... el guión lo exige:hay que ganar votos cómo sea... c's acabará patrocinando a un drag queen del carnaval de tenerife... la retransmisión televisiva, por otra parte, que más le gusta a los líderes de estado islámico que, al verla, se frotan las manos pensando para sus adentros "les vamos a llenar el culo de bombas a esos infieles"...

Reinhard dijo...

Hay tantos días de orgullo que se podrían celebrar: día del orgullo ludópata, día del orgullo del pornógrafo, del comprador de libros de ocasión, de libros descatalogados, de jugadores de billar a tres bandas, de jugadores de ruleta, de amantes de los callos con y sin garbanzos ...en fin. Los 365 días del año las calles cortadas. La felicidad. Y los políticos apoyando.

Aitor Mento dijo...

¿ La regeneración era esto ?