TWITTER

lunes, 13 de agosto de 2012

Wanted: se busca colilla incendiaria


Crónica sentimental del Alto Ampurdán

Por Tolerancio


Fumar tiene mala prensa. Hace unos años descubrimos que fumar (y beber) era de derechas. Ésa fue una de las antológicas aportaciones de Zapatero al pensamiento contemporáneo. Se trataba entonces de justificar ante la opinión pública la ley anti-tabaco y una frustrada acometida fiscal contra el consumo de alcohol que vinateros y bodegueros detuvieron in extremis. Por esas fechas Zapatero se fumó en La Moncloa un Lancero de Cohibas del quince con Artur Mas (o President More, según la traducción automática de una página web de la Generalidad de Cataluña) para celebrar el nuevo Estatuto de Autonomía

Llueven piedras para los fumadores. En las pelis ya no se fuma y si alguien lo hace, es el malo. Los seguidores de Expediente X recordarán, además de las gracias sin cuento de la divinal agente Dana Scully, que el malvado que complicaba la vida a la pareja protagonista era llamado, sin tapujos, el fumador. Incluso Luky Luke cambió el pitillo de picadura pegado a los labios de los primeros álbumes por una ramita silvestre, por aquello de no dar mal ejemplo a los pequeñuelos.

Fumar es (era) un placer… cantaba Sara Montiel cuando era bella. No sabe uno si los puros que se ha fumado la han convertido en el engendro cubista y pintarrajeado que pasean a veces por la tele camino de La parada de los monstruos de Todd Browning. Ahora fumar es una actividad incívica y vandálica, de alto riesgo, especialmente para nuestra masa forestal, como ha sucedido, dicen, en el Alto Ampurdán.

Tolerancio recorrió esos parajes hace años (Maçanet de Cabrenys, Sant Llorenç de la Muga, el pantano de Boadella, etc) y presintió entonces que esa bella comarca, arbolada y abrupta, pero muy seca a causa de un bajo índice pluviométrico, era un polvorín, y que bastaría una chispa a desmano para arder toda ella como la brea. Una comarca de una extraordinaria belleza, de pasos fronterizos, que acaso ha transitado Jordi Ausás, ministrín de ERC en Gobernació (Interior) durante el tripartito, ilustre promotor de las llamadas veguerías, contrabandeando cartones de Winston americano, burlando a los civiles por trochas y sendas a la luz de la Luna, bajo un manto de estrellas… creyendo ese fulano que era un maquis.

Esos lugares presenciaron la ruta del exilio republicano (hay unas minas abandonadas, cerca de La Vajol, dedicadas a Negrín porque el interfecto pernoctó allí, camino de Francia, junto a personajes ilustres: el lehendakari Aguirre y Companys, el president màrtir… qué tres patas para un banco). Comarca al copo de dólmenes, de consejas y leyendas de brujería, escenario de escaramuzas durante la Guerra dels Matiners.

Tras el incendio del Alto Ampurdán, las autoridades aborígenes invitan a la ciudadanía a retratar con el teléfono celular a los energúmenos que arrojan colillas encendidas por la ventanilla del coche… como, salvando las distancias, invitaron en su día, a través de la ACA, Agència Catalana de Consum, a formular denuncias anónimas contra los  despreciables empresarios que tienen las entrañas de rotular sus establecimientos en español, mancillando de ese modo la pureza idiomática de nuestro paisaje comercial.

 
En estos aperreados tiempos de recortes y de crisis las arcas no dan para más (para more)… y en adelante los bomberos catalanes sofocarán incendios con pistolillas de agua. Los agentes de CSI ya andan por las cunetas de las carreteras ampurdanesas cotejando el ADN de las pérfidas colillas, forajidas y piromaníacas, que no consumió el fuego completamente. Eso han dicho en uno de los siete canales de TV3. Siete, no es coña, más que la BBC.  


5 comentarios:

C.S.Peinado dijo...

Cataluña degenera cómo toda la nación Española. Se diría que en lugar de tabaco se han fumado otra cosa y que a resultas de lo mismo han logrado quedarse sin seso... Aparte de sin bosque.

Un saludazo.

Reinhard dijo...

Fumar era un placer y ahora es un castigo; se persigue el vicio como se persigue al comercio que no rotula en catalán. Habrá, pues, que fumar con aquellas boquillas de antaño.

lolo dijo...

Acostumbrado a las entradas cortas, sintéticas, compactas, he disfrutado ésta, más larga, como el que se fuma el primer cigarrillo tras el café, sin tener especial prisa por hacer ninguna otra cosa que leer-le, don Reinhard. Gracias.

(puse un comentario similar a éste esta mañana pero no sale; espero no duplicarme)

Reinhard dijo...

Lolo, la entrada, excelente, es del amigo Tolerancio; mi misión ha sido editarla.

tolerancio dijo...


agradezco su opinión, Lolo, su indulgencia... es admirable la capacidad de síntesis del sr reinhard... no todos podemos decir o sugerir tantas cosas en tan poco espacio como él hace... es una virtud que no adrna a todo el mundo.